University of Oxford

La realidad virtual no sólo sirve para el entretenimiento. Más allá de la experiencia que puede brindar a los usuarios de videojuegos o a los consumidores de videos en 360 grados, por ejemplo, esta tecnología es también aplicable en materia de salud. En este caso, para tratar trastornos psicológicos.

Así lo demostró un estudio realizado por un equipo de investigadores de la Universidad de Oxford, ubicada en Reino Unido, el cual fue publicado este 5 de mayo en la revista especializada British Journal of Psychiatry.

Para realizar este análisis sin precedentes, el grupo reunió a 30 pacientes con paranoia severa, a quienes equipó con cascos de realidad virtual. Por medio de estos dispositivos, cada uno de los participantes se enfrentó a diversas situaciones sociales que normalmente lo podrían nervioso, como el entrar a un elevador lleno de gente.

A un sector de los pacientes se le alentó a usar sus comportamientos habituales de defensa, como reducir el contacto visual y evitar la interacción; mientras que a otra sección se le dio la instrucción de encarar la situación recordando que las personas que tenían enfrente no eran reales.

Anuncio

Tras la sesión más del 50% del segundo grupo redujo su paranoia. Del primero sólo el 20% lo logró. Esto se debe a que el tratamiento permite “reaprender” el sentirse seguro al interactuar con otras personas, según los investigadores.

“La paranoia conduce al aislamiento, a la infelicidad, y a una angustia profunda”, explicó al respecto Daniel Freeman, principal autor de este trabajo, “sin embargo, los resultados inmediatos y excepcionalmente positivos en los pacientes de este estudio demuestran una nueva ruta para avanzar en el tratamiento”.

“No es un trabajo fácil para los pacientes, pues se necesita mucho valor para bajar las defensas”, agregó, “no obstante, conforme aprendían que era seguro estar con otros, vieron que se disipaba su paranoia”.

El equipo de Oxford espera seguir trabajando con la realidad virtual para crear y perfeccionar tratamientos contra este trastorno.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!