La salvación de la humanidad podría estar en una cueva

Esta microbióloga se sumerge en la oscuridad para encontrar las “super bacterias”.

Mientras muchos buscan el futuro de la humanidad en otros planetas y exploran el espacio con la esperanza de encontrar nuevos ecosistemas que puedan, en algún momento, asegurar la preservación de la especie, hay quienes exploran otras fronteras con el mismo objetivo, pero en otra escala.

Las cepas de bacterias benignas que podrían salvar a la humanidad de una pandemia puede que no sean descubiertas dentro de un laboratorio, sino en ecosistemas aislados en su totalidad, como en las cuevas poco exploradas o las que están ubicadas a grandes distancias de la superficie.

Esta es la teoría de la doctora en microbiología Naowarat Cheeptham, que explora uno de los últimos lugares en el planeta en el que existen microorganismos desconocidos: Las cuevas.

En la oscuridad, “Ann”, como la conocen en el medio científico, busca armas para enfrentar a las “súper bacterias” que acechan en la superficie a los humanos, y que cada día se hacen más resistentes a las vacunas y soluciones biológicas de las que dispone la medicina moderna.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!