¿Por qué la SNES Mini Classic enloqueció a los gamers y no gamers?

Nintendo revivió la edición clásica de la famosa consola de 1991 y ésta se gotó en cuestión de horas. ¿Vale la pena luchar por una?

Por Carlos Fernández de Lara Soria

Nintendo lo volvió a hacer con la nueva SNES Classic Edition, una réplica de una de las consolas más vendidas de su historia. La firma de videojuegos logró apelar una vez más a la nostalgia de gamers y no gamers por entretenerse con algunos de los juegos más emblemáticos de 16 bits de la década de 1990.

Más que la simple idea de revivir clásicos en pantallas de alta definición y, de paso, la infancia de algunos de sus seguidores más cercanos; las versiones de la consola han demostrado ser pequeñas minas de oro para Nintendo.

Cifras recientes de eBay estiman que, desde su lanzamiento global el 29 de septiembre, se han vendido cerca de 4 SNES Classic Edition por minuto con un precio promedio de 165 dólares, es decir, más de 205% el valor oficial del mercado que es de 79.99 dólares.

México no es la excepción, una simple búsqueda web muestra que sitios como Mercado Libre y Amazon.com.mx venden la consola con un precio promedio de entre 5,000 y casi 7,000 pesos.

Algunos incluso comercializan por 14,000 pesos las dos consolas que Nintendo ha decidido revivir: el NES Classic Edition y SNES Classic Edition.

Así, consolas con juegos de hace 30 y 20 años, que no tienen la capacidad de reproducir (sin hackearlas) más de los 20 juegos que integran y carecen de la habilidad para conectarse a internet, se venden al precio que los modelos más recientes de PS4, Xbox One o el recién lanzado Switch.

Pese a que Nintendo produjo casi 20 veces más unidades del SNES Classic Edition, que del NES Mini (que se estima a la fecha ha vendido más de 2.7 millones en todo el mundo), las consolas se agotaron a las horas de su lanzamiento y muchos analizan si vale la pena pagar el doble o triple de su precio original.

La empresa recomendó a los usuarios no pagar más del precio de mercado (80 dólares) y aseguró que producirá más unidades, aunque no dio detalles de cuándo llegarán al mercado.

Expansión tuvo la oportunidad de probar el SNES Classic para compartirte si vale la pena la nostalgia.

Diseño y Hardware

El nuevo SNES Mini utiliza casi el mismo hardware que el NES Mini. Una pastilla Allwinner con un chip ARM Cortex A7 y un procesador gráfico ARM Mail 400 con 512 MB de memoria internet y 256 MB. En pocas palabras, no solo un iPhone, sino cualquier teléfono inteligente actual del mercado tiene mejor procesamiento que las ediciones clásicas de Nintendo.

En diseño, Nintendo lanzó réplicas idénticas a las tres versiones originales del SNES de los noventa: América, Europa y Japón. Desde el color de los botones, la forma, los bordes y la leyenda el SNES Classic Edition, es en esencia un SNES en miniatura y de mucho menor peso.

¿Las grandes diferencias? Las entradas de los dos controles son distintas a las originales, –así que si guardabas tus controles del SNES original, mala suerte, no servirán–, la unidad de corriente es vía miniUSB y la salida al televisor es HDMI.

El SNES Mini mantiene el mismo diseño que la consola de los noventa, pero en un tamaño y peso mucho menor.
Carlos Fernández de Lara

Experiencia y las mejoras

La primera y la más importante mejora es que Nintendo entendió el sufrimiento que todos los compradores del NES Mini padecieron: el largo del cable del control. Aunque no son cinco metros, los controles del SNES Mini tienen el doble de largo que los del NES Mini.

El largo del cable todavía es un problema para la mayoría de las casas, en las que el espacio entre el televisor y el sofá es superior a los tres metros. Sin embargo, ya no tendrás que jugar a 40 centímetros del televisor.

Hablando de los controles en específico son, literal, un viaje al pasado, pues se tratan de réplicas exactas de los controles originales de Super NES. Muchos menos ergonómicos que los periféricos de ahora pero superiores en todos los sentidos a los modelos cuadrados e incómodos de su predecesor el NES.

La consola de colección también ofrece la posibilidad de experimentar los juegos en su formato clásico o escalarlo a 720 líneas.

La nueva SNES Classic integra tres ligeras mejoras: un modo de marcos para cambiar las barras negras del formato de la pantalla por recuadros con distintos colores o temas, una opción para regresar o repetir los últimos segundos de una vida, o crear hasta cuatro puntos “suspensión” que básicamente te permiten guardar tu avance de cualquier juego.

Carlos Fernández de Lara

Los juegos

Similar al NES, los 20 juegos del SNES Classic son simplemente los mejores y más famosos de la consola. Desde Super Mario World y el primer Mario Kart, hasta los títulos de grandes franquicias como The Legend of Zelda, Megaman, Castlevania o Final Fantasy III (VI). Si verdaderamente fuiste dueño de un SNES original es casi un hecho que tu catálogo de juegos tuvo varios, sino es que todos estos títulos.

Sin embargo, la consola no permite la instalación o descarga de más juegos de forma legal.

El SNES Classic incluye un juego extra que jamás se lanzó en el mercado, Star Fox 2, luego de ser cancelado por Nintendo en 1995.

Fuera de ser clásicos no hay mucho más que decir de los juegos. Son las mismas aventuras de hace dos décadas.

¿Vale la pena?

No, si lo que buscas es un consola para entretenerte o entretener a tus hijos. Los juegos son bastante retadores y la diversión con la consola tiene fecha de expiración al momento de acabar los 21 juegos.

No, si eres de los que le gusta emular los juegos en PC o descárgalos sin pagar por ellos.

Para todos los demás es un sí porque el SNES Classic es más que una consola, es un accesorio que te permite ser nostálgico, revivir todas esas memorias de haber pasado por fin ese nivel imposible, de haber vencido aquel jefe luego de 300 intentos y horas de aventar el control contra el suelo.

De recordar, el momento en el que te hiciste fanático de un juego o un personaje, de descubrir si eres más fan de los juegos de pelea, que de los de acción, que de los RPG.

Las ediciones clásicas de las consolas de Nintendo son un éxito y se venden a precios irracionales, no porque sean buenas, mejores o más completas que las actuales, de hecho no lo son. La razón es porque les permiten a sus dueños revivir y compartir con sus amigos o familia, de una forma muy divertida, fragmentos de su infancia o sus primeros momentos como gamers.

Segundo golpe de Nintendo: Lanza versión mini de NES

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre