iStock

Burdeos, Francia (AFP) Tres matemáticos acaban de presentar la solución a un problema, tan larga que te tomaría alrededor de 10,000 millones de años leerla. Se trata de la respuesta a la bicoloración de las ternas pitagóricas, la cual ocupa a la comunidad de expertos en el tema desde hace 35 años.

Este 8 de julio, en el marco de la conferencia científica internacional SAT 2016 organizada en Burdeos, Francia, el grupo de informáticos británico-estadounidenses alcanzó este logro gracias a un algoritmo de concepción y la potencia de una supercalculadora.

El resultado equivale por extensión a “todos los textos digitalizados en posesión de la biblioteca del Congreso de Estados Unidos”, es decir, 200 teraoctetos. Esto de acuerdo con el Centro Nacional de Investigación Científica francés (CNRS).

El enunciado del problema es considerado como ‘sencillo’ por los matemáticos: “¿es posible colorear cada entero positivo (1, 2, 3, 4, 5…) de azul o rojo de forma que en ninguna terna (grupo de tres elementos) de enteros a, b y c que responde a la famosa ecuación de Pitágoras a2+b2=c2 sean todos del mismo color?”.

Anuncio

Dicho de otra manera, si en la serie 3, 4 y 5, el 3 y el 5 son azules, entonces el 4 debe ser rojo, y así sucesivamente.

The University of Texas at Austin
The University of Texas at Austin

“A ese enigma, el trío de informáticos respondió que es posible colorear así los enteros hasta 7.824, pero no más allá”, explicó Laurent Simon, del Laboratorio bordelés de Investigación Informática, dependiente de la Universidad de Burdeos.

Una respuesta inalcanzable para un ser humano, ya que existen más de “10 potencia 2,300 maneras de colorear esos números hasta 7.825”, dijo el investigador.

Para llegar a esta conclusión, Marijn Heule (Universidad de Texas, en Austin), Oliver Kullmann (Universidad de Swansea) y Victor Marek (Universidad de Kentucky en Lexington), utilizaron diversas técnicas para reducir las posibilidades a 1 billón y luego las trataron por ‘paquetes’.

Entonces, sólo le hicieron falta dos días a la supercalculadora Stampede de la Universidad de Texas para revisar esos grupos y dar la esperada respuesta.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!