NOTIMEX/MARCELA GUTIÉRREZ

El físico teórico, astrofísico y cosmólogo británico Stephen Hawking, quien murió este 14 de marzo, padecía una enfermedad motoneuronal relacionada con su esclerosis lateral amiotrófica (ELA).

A causa de este padecimiento, que le fue diagnosticado cuando tenía 21 años, su estado se fue agravando con el tiempo hasta dejarlo prácticamente paralizado por completo. Así, en 1985, perdió la voz.

Sin embargo, un sistema que la fabricante de circuitos integrados Intel desarrolló especialmente para él, se la devolvió, lo que le permitió seguir haciéndose escuchar desde entonces y hasta sus 76 años.

La ‘voz’ emitida por esta tecnología se convirtió en un sello distintivo de Hawking al expresar sus ideas sobre el cosmos, y el aparato que transformó sus pensamientos en sonidos fue, literalmente, único.

Todo comenzó en 1997, cuando el físico conoció a Gordon Moore, cofundador de Intel, y a su equipo. “Una cena se convirtió en una trascendental relación de 20 años”, escribió el exdirectivo de la tecnológica, Howard High, en el blog Intel Retiree.

El ingeniero recordó en el texto, titulado Dándole voz a un genio, que en algún momento tuvo la oportunidad de hablar con Stephen Hawking directamente, y que le sorprendió lo fácil que era comunicarse con él.

En ese momento, el científico utilizaba una computadora conectada a una enorme batería instalada en la parte trasera de su silla de ruedas, así como a un altavoz que proyectaba su voz. Esto, ya que entonces aún podía mover una mano y con ella, controlar el equipo.

Pero poco después requirió de un nuevo sistema. Éste fue ACAT (Assistive Context-Aware Toolkit), el cual muestra un teclado sobre una pantalla cuyas letras son seleccionadas mediante cursor que en el caso de Hawking era controlado con un movimiento de mejillas.

“El movimiento de mi mejilla es detectado por un sensor colocado en mis gafas, y esta es mi única forma de interacción con la computadora”, detalló el propio físico.

Y para hacer más fácil y rápido el uso de esta tecnología, Intel integró al software un algoritmo con base en el vocabulario de los libros y las conferencias de Stephen Hawking, por lo que le bastaba con teclear los primeros caracteres para que éste predijera la palabra que el británico quería decir.

A través de ACAT, Hawking también podía controlar su computadora personal para “ver mi email, navegar por internet, escribir o hacer presentaciones”, según explicó. “Incluso tengo una cámara para usar Skype y así mantenerme en contacto con mis amigos”.

Aún así, el personaje afirmó que podía expresar mucho a través de sus gestos faciales a quienes mejor lo conocían.

Muere el físico Stephen Hawking a los 76 años

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre