iStock

Miami, Estados Unidos (AFP) Tiempo después de regresar a la Tierra, un grupo de ratones de laboratorio que pasó solo dos semanas en espacio muestra señales tempranas de problemas de hígado.

El resultado de este experimento de la agencia espacial estadounidense, la NASA, aumentó la preocupación sobre las consecuencias que puede tener para el hombre una larga estancia en órbita.

Como parte de esta investigación, la agencia ya estudia los efectos posteriores a los viajes espaciales de astronautas como Scott Kelly, quien vivió durante 340 días en la Estación Espacial Internacional (ISS), junto a un cosmonauta ruso.

Ahora, el equipo de la NASA se enfocará en descubrir la relación entre las condiciones que existen en el espacio y el mal funcionamiento de este órgano.

Anuncio

“Antes de este estudio no teníamos mucha información sobre el impacto de los viajes espaciales sobre el hígado“, dijo Karen Jonscher, médico del Anschutz Medical Campus de la Universidad de Colorado y principal autora del trabajo publicado este 21 de abril.

“Sabíamos que los astronautas con frecuencia retornan con síntomas de diabetes pero, normalmente, se resuelven más adelante”, agregó.

Los roedores pasaron en total 13 días y medio a bordo de la nave Atlantis en 2011, tras lo cual se constató el desarrollo de algunas células que pueden dañar el hígado a largo plazo, así como el incremento de la grasa en el órgano e indicadores de comienzos de fibrosis.

“Si un ratón muestra crecientes señales de fibrosis sin un cambio de dieta en 13,5 días, ¿qué le puede pasar al hombre?”, preguntó Jonscher. “Si esto es un problema o no, es una pregunta abierta”, agregó.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!