Cortesía Audi

Los problemas de movilidad son cada día más graves dentro de las grandes urbes alrededor del mundo, y la Ciudad de México no es la excepción. Zonas corporativas como Santa Fe, en Cuajimalpa; Polanco, en Miguel Hidalgo y Reforma en Cuauhtémoc, concentran la mayoría de los vehículos que generan el caos vial a diario.

Con esto en mente, un grupo multidisciplinario encabezado por Carlos Gershenson, Gabriella Gómez-Mont y José Castillo, desarrollo Living Mobs. Se trata de una iniciativa compuesta por varios elementos, que tiene como objetivo principal mejorar el flujo del tránsito en el Distrito Federal.

Esta propuesta fue ganadora de la tercera edición del certamen global Audi Urban Future Award, realizada en noviembre del 2014, en la cual participaron equipos de Alemania, Corea del Sur, Estados Unidos y México.

Además, participó del 17 al 19 de noviembre pasado en el Smart City Expo World Congress, una plataforma reconocida a nivel internacional que este año se celebró en Bacelona, España.

En entrevista para Tec Review Web, el arquitecto José Castillo dijo que Living Mobs está basado en la idea de que “todo sistema de movilidad es en el fondo un contrato social”, por ello, su principal alimento es la información de los usuarios.

Castillo aseguró que, en este caso, la donación de datos “contribuirá a mejorar las políticas públicas, la movilidad y la calidad de vida de los capitalinos”.

Actualmente, 28 por ciento de los viajes en la capital del país se hacen en automóvil y su índice de ocupación es de 1.2 personas, por lo que los creadores de Living Mobs buscan subir esa proporción a 1.5 personas por coche.

¿Cómo funciona?

Para cumplir con su meta de mejorar la movilidad urbana, lo primero que se hizo con Living Mobs fue un prototipo. Este se encuentra delimitado a uno de los distritos comerciales y residenciales más grandes e importantes de la ciudad: Santa Fe.

El siguiente paso fue recolectar datos sobre las personas que viven, trabajan y se mueven por la zona. Para ello, el grupo se acercó a más de 40 empresas e instituciones del lugar. Además creó una encuesta interactiva en forma de aplicación para que los usuarios pudieran compartir su experiencia desde sus dispositivos con sistema operativo Android  o IOS.

La arquitecta Monica Arzoz, parte de este equipo, detalló a Tec Review Web que “por medio de estas plataformas tecnológicas y socios estratégicos se logró obtener más de 14 mil rutas origen-destino”.

Esta información les permitió identificar cómo se mueven las personas, qué tipo de transporte usan y el tiempo que tardan en sus traslados.

Arzoz destacó que la data “hoy, en día, es muy importante y casi nadie la usa. Generamos una cantidad de datos impresionante pero no la aprovechamos los usuarios para movernos, ni el gobierno para tomar decisiones”.

“Lo que sigue es empezar a trabajar”, explicó José Castillo, “empezar a trazar las posibles soluciones para planear el futuro de la movilidad”. Esta será el siguiente paso para el proyecto.

A principios del 2016 y con apoyo de Audi, Stylepark y la Asociación de Colonos de Santa Fe, comenzarán los trabajos para la fase de implementación del proyecto.

Éste asesorará a las instituciones y corporativos para optimizar sus recursos económicos y espaciales en que ayuden a resolver los problemas de movilidad en esta ciudad, así como que promuevan un ambiente sustentable e integral en la zona.

“Una vez que esté completo este proceso en Santa Fe, la idea es que se aplique en el resto de la Ciudad de México” terminó Arzoz.