Lo que aprendimos sobre ayudar a las víctimas del sismo en redes sociales
iStock

A partir del 19 de septiembre, poco después de las 13:00 horas en el centro de México, y hasta ahora, todos los mexicanos usuarios de redes sociales, sin importar a qué se dedican, tuvieron un nuevo trabajo: sacar provecho de sus cuentas de Twitter, Facebook e incluso Instagram para ayudar a sanar las lesiones que dejó el sismo de 7.1 grados a su paso por el país.

Sin ser periodistas, comunicólogos, community managers o influencers, con mucha o poca experiencia previa y desde donde quiera que se encontrarán, cada una de estas personas tuvo que aprender este oficio sobre la marcha, acertando y equivocándose.

Tal es el caso de Kirén Miret, quien asegura que empezó “actuando instintivamente”. Hoy, esta EXATEC, ha puesto a varias víctimas del terremoto en contacto con aquellos que pueden ofrecerles el apoyo que requieren, como un hombre de aproximadamente 80 años que requería de una cirugía urgente y que no contaba con los recursos para costearla. A través de Miret, Johnson & Johnson México se enteró y se ofreció a ocuparse de la misma.

“Esto no me hace ningún tipo de héroe ni un ser distinto. Pienso que es mi responsabilidad como ciudadana hacer lo que esté en mis manos”, dijo en entrevista con Tec Review. Esto fue lo que aprendió Kirén Miret sobre su “nuevo trabajo” en la última semana.

Fecha y hora

Cuando tembló, la productora de radio y televisión se encontraba en un viaje de trabajo en Guanajuato. “No me podía regresar a la Ciudad de México porque iba como responsable del proyecto. Me entró una angustia horrible, así que empecé a pensar en qué podía hacer desde donde estaba”, recordó. “Me puse a retuitear llamados de ayuda y a poner a gente en contacto”.

Sin embargo, como muchos de los usuarios que también aceptaron este nuevo trabajo, Kirén Miret se dio cuenta en las horas siguientes al sismo que en redes sociales estaba ocurriendo un fenómeno que entorpecía la búsqueda y entrega de apoyo. “La gente estaba compartiendo noticias viejas”, dijo. ¿La solución? Poner fecha y hora a las publicaciones y, de preferencia, borrarlas cuando ya hayan sido atendidas.

Verificar la información

Ya de regreso en la Ciudad de México, Miret se dio a la tarea de organizar un centro de acopio, así como la entrega de las donaciones que ahí se recibieron, lo que la llevó a acercarse a algunas de las “zonas cero”. Así, pudo darse cuenta que en algunas ocasiones los llamados de ayuda en redes sociales no son precisos o, incluso, verídicos.

“Muchos tuitean sin verificar la información. Yo misma, al principio, compartí algunas cosas que tenían imprecisiones pero, en cuanto me di cuenta, entendí la importancia de verificar lo que publico para evitar pánico y confusión. Creo que eso nos pasó a todos en ese afán de ayudar. Lo que aprendí es que debemos ser muy cautos con lo que compartimos en redes, porque éstas son muy poderosas”, comentó.

Para ello, la EXATEC recomendó acercarse a cuentas oficiales, así como a aquellas que han demostrado publicar con “mucha seriedad”, como @Comoayudarmx y @Verificado19S.

Ser responsable

“Si uno tiene información suficiente y verificada sobre lo que se requiere en algún lugar y siente que compartirla aporta, debe hacerlo. Pero siempre de forma responsable”, consideró Kirén Miret. “Es en momentos como este en los que tenemos que tenemos que darle un buen uso al poder de las redes sociales porque, aunque parece un juego, no lo es. Incluso para compartir memes y gifs hay que ser responsables”.

Un buen consejo para lograrlo es entender para qué sirve y los alcances de cada una de ellas. “En Twitter te lee gente que no necesariamente conoces, en Facebook tú controlas quién te ve y quién no, qué es público y qué es privado. Hay que tener cuidado con eso, por ello Twitter está lleno de trolls”, explicó la productora.

“Pero Twitter te ofrece inmediatez, mientras que Facebook te da más espacio para debatir y discutir diferentes temas. Instagram puede parecer más frívola, aunque esto depende del uso que le des”, agregó Miret, quien utilizó esta última red social para reconocer a Eduardo, un joven en silla de ruedas que ayudó a rescatar a uno de sus amigos que quedó atrapado entre escombros tras el sismo.

Y a tú, ¿qué has aprendido de esta experiencia?

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre