Cuatro planetas fuera del sistema solar podrían parecerse a la Tierra
NASA

Seguramente, en algún momento de tu vida, has tenido que recurrir a este popular antibiótico para combatir alguna enfermedad. Sí, se trata de la penicilina, la cual revolucionó la historia de la medicina. Pero, ¿qué es lo que realmente sabes acerca de ésta?

La penicilina fue descubierta inesperadamente, ¿cómo? Esto sucedió en 1928, en el laboratorio del Hospital Santa María de Londres, Inglaterra, donde trabajaba el científico británico Alexander Fleming. Entonces, realizaba estudios sobre la bacteria Staphylococcus.

Lee: Alumnos del Tec desarrollan fórmula contra bacteria en hospitales

El investigador se percató de que en el recipiente donde estaba su experimento había un hongo (Penicillium) de color azul-verde que invadía a sus bacterias. En lugar de desechar su trabajo, optó por analizar aquello. Fue en ese momento donde se dio cuenta que el hongo desvanecía a las bacterias. El científico pensó que éste sería útil como un agente antibacteriano.

Anuncio

Fue el 12 de febrero de 1941 cuando se realizó el primer ensayo clínico de la penicilina con humanos, aunque es importante mencionar que su verdadero uso se hizo hasta la Segunda Guerra Mundial, cuando los soldados necesitaban sanar las heridas provocadas en los enfrentamientos. Esta situación hizo que la penicilina se utilizara para distintas enfermedades.

Con este medicamento se trataron la difteria, la gangrena, la neumonía, la sífilis y la tuberculosis.

Por si no lo viste: Revela los secretos de la medicina tradicional mexicana

Con respecto a la primera administración del antibiótico, ésta fue en España en 1944. Pero, de acuerdo con información reciente de AFP, tal vez alguien uso mucho antes este hongo con fines curativos.

Según, la Universidad de Adelaide, hace 50,000 años, un neandertal de lo que actualmente es la región española de Asturias, afectado por un absceso dental, comía hierbas que contenían un antibiótico natural y un analgésico. Así lo reveló un análisis de su dentadura.

Este hombre vivía en El Sidrón, en el norte de España, y comía el hongo antibiótico Penicillium encontrado en árboles de álamo que contenían ácido acetilsalicílico, ingrediente activo de la moderna aspirina, de acuerdo con los investigadores.

También puedes leer: Los tres grandes hallazgos sobre la aspirina

La mandíbula fosilizada del joven reveló los daños provocados por el abceso y su placa dental tenía remanentes de un parásito intestinal que causaba fuerte diarrea, lo que demuestra “que estaba muy enfermo”.

“Aparentemente, los neandertales poseían un buen conocimiento de las plantas medicinales y sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas, y parecen haberse automedicado”, afirmó el coautor del estudio Alan Cooper, del Centro para el antiguo ADN de la australiana Universidad Adelaide (ACAD).

Actualmente, muchas personas creen que son alérgicas a este medicamento pero, en realidad, no lo son, así lo reveló un estudio realizado en la Clínica Mayo, pues en el experimento del 80% al 90%  de las personas que decían serlo no tenían una evidencia real de una reacción alérgica.

Este descubrimiento y desarrollo le dio a Fleming el Premio Nobel de Medicina en 1945, reconocimiento compartido con el bioquímico Ernst Boris Chain y el farmacólogo Howard Walter Florey, par de investigadores que trabajaron en la Universidad de Oxford en el desarrollo del fármaco.

CON INFORMACIÓN DE AFP Y MUNDO.ES

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!