iStock

Washington, Estados Unidos (AFP) Está comprobado: la música ayuda a los bebés a aprender a hablar. Así lo demostró un estudio publicado este 25 de abril en Estados Unidos que analizó el comportamiento de un grupo de lactantes durante diferentes juegos con  ritmos musicales.

Para lograrlo, los investigadores compararon la evolución de 20 menores de nueve meses, a quienes enseñaron a reproducir sonidos sobre un tambor, con un segundo grupo de 19 infantes de la misma edad, a quienes se les entregaba otro tipo de juguetes como automóviles o cubos.

Una semana después de esta experiencia, los pequeños fueron sometidos a pruebas para determinar los lugares precisos del cerebro en donde se produjo mayor actividad.

Se constató que los bebés a los que se impulsó a participar en los juegos que implicaban música mostraron una mayor actividad en las regiones importantes para el aprendizaje del lenguaje.

El lenguaje, al igual que la música, tiene fuertes características rítmicas subrayan los investigadores. Estas ayudan a distinguir los sonidos y a comprender lo que dice una persona. Es esa capacidad de identificar los diferentes ruidos lo que ayuda a los humanos a aprender a hablar.

“Nuestro estudio es el primero realizado en bebés que sugiere que el estar expuesto a ritmos musicales puede mejorar la capacidad de detectar los ritmos en el lenguaje”, explicó al respecto Christina Zhao, investigadora en el Instituto de Aprendizaje y Ciencias del Cerebro (I-LABS) en la universidad del Estado de Washington.

Zhao es la principal autora de este trabajo publicado en la revista de la Academia de las Ciencias de Estados Unidos.

“Eso significa que una estimulación musical precoz puede tener efectos más amplios sobre las capacidades cognitivas” de lo que se pensaba, agregó.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre