Los desinfectantes, ¿dañan nuestra salud?

Amenazas como la pandemia de AH1N1 nos han acostumbrado al uso indiscriminado de estos productos.

iStock

La falta de higiene expone nuestro cuerpo a la adquisición de diversas enfermedades, por ello, los procesos de desinfección son importantes como medida de prevención pero, ¿sabías que el abuso de estos productos también daña tu salud?

Estas sustancias pueden desde provocarte irritaciones hasta generarte alergias e, incluso, afectar tu sistema inmune, según explicó el doctor Rodrigo Balam Muñoz Soto, Profesor Investigador en la carrera de Biotecnología del Tecnológico de Monterrey, Campus Ciudad de México, en entrevista con Tec Review Web. Aquí te contamos cómo y a qué se debe.

Para entender los efectos del exceso en el empleo de estos productos para el cuerpo humano, el experto consideró importante tomar en cuenta tres definiciones que, “por más obvias que parezcan” pueden confundirse e incluso emplearse como iguales, a pesar de que tienen diferentes funciones.

La primera es la limpieza. Ésta consiste en la eliminación de materiales extraños de una superficie —inerte o viva— mediante un proceso en el que intervienen el agua, el jabón, el secado “y un movimiento mecánico, como cuando nos lavamos las manos”, detalló el doctor Muñoz Soto.

La limpieza no sólo expulsa residuos como la tierra o la suciedad, sino que barre agentes biológicos.

El siguiente concepto a analizar es la sanitización o descontaminación, que se refiere a la reducción en la cantidad de microorganismos a un ‘nivel de seguridad’ con el fin de evitar la presencia de virus o bacterias peligrosos para nuestra salud.

El último es el de la desinfección. “Este es más fuerte, porque implica la utilización de un agente químico que va a eliminar, de manera sustantiva, el número de microorganismos”, comentó al respecto Rodrigo Balam Muñoz.

Es el principal componente químico de un desinfectante lo que lo convierte en una sustancia potencialmente dañina para los humanos, así como para algunos a animales y para el medio ambiente. A pesar de ello, estos productos son utilizados frecuentemente en hospitales y clínicas. ¿Sabes por qué?

“La opción de utilizar un desinfectante depende de la situación particular”, aclaró el especialista, “como en el caso de las epidemias, por ejemplo, la influenza”.

El ‘boom’ de los desinfectantes

iStock
iStock

Recientes amenazas a la salud pública, como la pandemia de AH1N1, han acostumbrado a la población al uso indiscriminado de desinfectantes.

“Durante un periodo de alerta, sí es importante el uso de estos agentes, por la situación de emergencia en la que se está viviendo”, aseguró al respecto el doctor Rodrigo Balam Muñoz Soto, “sin embargo es importante que, una vez que pase la alerta, se modere su uso”.

El problema es que, tras superar una epidemia, la población no regresa a los niveles previos de utilización de estos productos, considerados como ‘normales’. Esto se debe, “en gran parte a la comercialización, así como a la falta de información; ya que la gente compra estas sustancias quizás sin tomar en cuenta que una práctica correcta de limpieza puede disminuir significativamente el riesgo de contaminación”, expresó el entrevistado.

Desinfectantes VS salud

¿Cómo puede el abuso de estos agentes afectar nuestro sistema inmune? Según el doctor Muñoz Soto, de la siguiente manera:

La función de este conjunto de estructuras es la de proteger a un organismo de las enfermedades al identificar y eliminar las células patógenas. Cuando el sistema inmune entra en contacto con estos microorganismos, desarrolla una gama de defensas que permiten generar una respuesta, al menos precautoria, para que las infecciones o bacterias no causen tanto daño al cuerpo. “Es el principio de las vacunas, por ejemplo”, recordó el experto.

Sin embargo si reducimos, mediante el uso de desinfectantes, la cantidad de gérmenes a los que estamos expuestos, nuestro sistema inmune “se vuelve flojo, porque no tiene a quien atacar”, agregó, “es así que se vuelve mucho más sensible a cualquier agente externo”.

¿Existen desinfectantes buenos y malos?

iStock
iStock

Estos productos trabajan mediante la oxidación de los gérmenes, rompiendo sus paredes celulares. La combinación de ingredientes es la que logra terminar con la vida de estos microorganismos.

Existen muchos tipos diferentes de desinfectantes en el mercado, con componentes como alcoholes, coloro y compuestos clorados, formaldehído, glutaraldehído, peróxido, yodóforos, orto-ftalaldehído (OPA), ácido peracético, compuestos fenólicos y compuestos de amonio cuaternario, entre otros. Entonces, ¿cuáles de estos nos hacen menos daño y cuáles debemos evitar?

“Aquellos que contienen compuestos cuaternarios de amonio, amoniaco o cloro son ejemplo de agentes que eventualmente dañan los tejidos y también pueden causar reacciones adversas”, explicó doctor Rodrigo Balam Muñoz Soto, “como siempre, los más vulnerables son los niños, porque su sistema inmune está aún en desarrollo”.

La opción, de acuerdo con el especialista, es buscar desinfectantes amigables con el medio ambiente a través del llamado sello verde o de una leyenda que certifique “que no daña la naturaleza, ya que si no son tan abrasivos con el planeta, mucho menos con el cuerpo humano”, aconsejó el doctor Muñoz Soto.

Además, insistió en que las prácticas de limpieza deben ser la principal estrategia para reducir la cantidad de desinfectantes que utilizamos, así como en que “no se trata de eliminarlos por completo, porque en algunas ocasiones son imprescindibles, sino de usarlos de una manera razonada”.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!