Miami, Estados Unidos (AFP) Decenas de millones de años antes de su extinción, atribuida a las consecuencias de la caída de un meteorito sobre la Tierra, los dinosaurios ya luchaban por sobrevivir, de acuerdo con un estudio publicado este 18 de abril.

Esta investigación se une al debate en que están enzarzados los científicos  desde hace varios años sobre la salud de estos animales al final de su presencia en el planeta: algunos afirman que estaban en plena forma y otros, que se hallaban en declive.

Para este trabajo, publicado en las Actas de la Academia Nacional de las Ciencias de Estados Unidos, los expertos estudiaron minuciosamente registros fósiles del mundo entero.

Según su análisis, por lo menos 40 millones de años antes de la devastadora colisión, diferentes especies de dinosaurios desaparecían a un ritmo más rápido que al que aparecían nuevas especies.

Anuncio

“No nos esperábamos este resultado”, reconoció Manabu Sakamoto, paleontólogo de la Universidad británica de Reading. “El impacto del asteroide sigue siendo el principal sospechoso de su extinción pero está claro que ya no estaban en la flor de la vida, evolutivamente hablando”, continuó.

Por ejemplo, los dinosaurios vegetarianos de cuello largo saurópodos los animales terrestres más grande que han existido fueron disminuyendo más rápidamente que otros, reveló la investigación. Los terópodos grupo al que pertenece el célebre carnívoro Tyrannosaurus Rex se redujeron también pero a menor velocidad.

La separación de los continentes y la fuerte actividad volcánica son parte de los factores que explican estas tendencias, apuntó el trabajo.

Cuando el meteorito gigante se estrelló contra la Tierra hace 66 millones de años, una enorme nube de polvo impidió pasar los rayos del Sol, lo que generó una disminución de las temperaturas y la muerte de las plantas. Sin vegetación, fuente de alimentos y de abrigo, los dinosaurios desaparecieron, recuerda el texto.

El estudio ofrece también una perspectiva de cara al futuro, ya que numerosas especies luchan actualmente por su supervivencia a causa del cambio climático.

“Nuestro estudio señala de manera contundente que si los animales experimentan un ritmo rápido de extinción (…), se acrecienta el riesgo de que sean aniquilados en caso de catástrofe mayor”, agregó Sakamoto, “esto tiene implicaciones para nuestra biodiversidad actual y futura, tomando en cuenta el ritmo de extinción sin precedentes de ciertas especies a causa del cambio climático“, advirtió.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!