Los gadgets alteran los ciclos de sueño de los niños

Se pueden observar síntomas depresivos, ansiedad o riesgo de suicidio: Experta.

iStock

(Notimex) ¿Duermes con la televisión prendida o con tu celular debajo de la almohada? De acuerdo con una experta de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), estas costumbres pueden afectar el ciclo del sueño de los seres humanos pero, sobre todo, el de los más pequeños.

La maestra Aurora Jaimes Medrano, del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental de esta institución, aseguró en el marco del Día del Niño que se celebra este 30 de abril, que interrumpir el sueño por el uso de estos dispositivos “genera que los menores de edad perciban la realidad de manera catastrófica”.

“A nivel emocional se pueden observar síntomas depresivos y de ansiedad, pensamientos o riesgo de suicidio”, detalló la especialista, quien dijo que a nivel neuropsicológico los procesos de atención, memoria y aprendizaje también se ven alterados, al tiempo que los niños sufren dificultades en su interacción social.

“El sueño sirve para que se consolide el aprendizaje que se dio durante el día por los procesos de memoria pero los chicos que se desvelan no podrán hacerlo adecuadamente”, agregó Jaimes Medrano.

La académica pidió a los padres reflexionar sobre el uso de gadgets como juguetes o como herramientas pedagógicas y establecer reglas claras sobre su uso y horario de empleo.

En conferencia de prensa en la Facultad de Medicina de Ciudad Universitaria, el director de la Clínica de Trastornos del Sueño, Ulises Jiménez, recomendó no hacer uso de estos dispositivos por más de cinco horas y apagarlos una hora antes de dormir.

Además, aseguró que otras de las consecuencias de no dormir bien son el despertar prematuro; dificultad para levantarse; cansancio; somnolencia; bajo rendimiento físico; irritabilidad; y bajo rendimiento escolar.

“Las horas adecuadas para dormir dependen de la edad, en recién nacidos se recomiendan entre 16 y 20 horas; de cinco años de 13 a 14 horas; de 10 años de 12 a 13 horas; un adulto joven entre siete y nueve horas; mientras que un adulto mayor de cinco a seis horas”, comentó.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!