iStock

Roma, Italia (AFP) Un grupo de hackers de todo el mundo ‘ocupará’ este fin de semana la sede de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) ubicada en Roma, Italia, en el marco de un encuentro de programadores que buscará soluciones tecnológicas para la pesca sostenible.

Durante el evento, los más de 30 participantes analizarán los datos e investigaciones de la FAO para, posteriormente, empezar a trabajar en plataformas que beneficiarán a comunidades pesqueras de todo el mundo.

Así lo dio a conocer la propia organización este 22 de abril, Día Internacional de la Tierra, en un comunicado en el que agregó que los hackers contarán con todas las herramientas necesarias para lograrlo. Los equipos de trabajo, compuestos por 2 a 8 personas, tendrán el desafío de estudiar nueve problemas relacionados.

“Es todo un reto”, reconoció la FAO, “ya que los hackers podrán abarcar todo tipo de problemas, desde la pesca ilegal, no declarada ni reglamentada (INDR), hasta la sobrepesca; así como la degradación de los bancos pesqueros y las pérdidas que se producen tras las capturas”.

El 24 de abril, los expertos de la organización evaluarán las propuestas recibidas y se elegirá un equipo ganador.

La iniciativa, lanzada hace tres años por el Secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, con el nombre Fishackathon, se celebrará en 40 ciudades del mundo.

Los ganadores en cada una de ellas, incluyendo la edición italiana de este fin de semana, participarán en un concurso a nivel mundial cuyo resultado final será anunciado por el gobierno de los Estados Unidos el 8 de junio, Día Mundial de los Océanos.

Entre los proyectos ganadores del Fishackathon del año pasado figuraba un juego para instruir a los niños sobre la pesca sostenible, una aplicación para ayudar a los consumidores a encontrar y degustar productos marinos sostenibles, y una herramienta de investigación para proteger a los mamíferos marinos.

Según datos de la FAO, cerca de una de cada diez personas en el mundo depende de la pesca y la acuicultura.

“En un mundo repleto de teléfonos móviles y en el que la inversión en nuevas tecnologías puede ser costosa, iniciativas como Fishackathon pueden ayudar a reducir la brecha digital mediante aplicaciones diseñadas para ser utilizadas por pescadores de todo el mundo”, comentó Árni  Mathiesen, Director General Adjunto de la FAO.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!