iStock

Por Gabriela Moreno / Conecta

El sismo del pasado 19 de septiembre desencadenó escenas no vistas desde hace 32 años en la Ciudad de México. Desde la tragedia hasta la hermandad, una a una se han entretejido historias que marcarán para siempre las vidas de los millones de personas que presenciaron el temblor de 7.1

Durante los lamentables acontecimientos, existieron figuras clave que sin pensarlo ofrecieron ayuda inmediata a quienes se encontraban dentro del Campus, una de ellas fue la de la tienda de autoservicio Costco, que desde hace más de 15 años se encuentra frente a los edificios del Tec, al sur de la Ciudad de México.

En días regulares, es común ver grupos de estudiantes en las instalaciones de la tienda, ya sea para comprar o para comer en el área de fast food. Sin embargo, el pasado 19 de septiembre, este establecimiento y su personal se convirtieron también en unas de las primeras manos que ayudaron a la comunidad del Tec, gracias a la disposición del Gerente de Operaciones, Horacio Mera, y su equipo. En entrevista, Mera nos platicó su historia y lo que lo motivó a ayudar sin dudarlo un segundo.

Puedes leer: #Verificado19S, el valor de verificar datos durante el sismo

“Estábamos en junta con todo mi equipo de gerentes cuando empezó el temblor, salimos todos por una puerta de emergencia que nos ubicó en el estacionamiento, justo frente al Tec. Cuando yo logré salir escuché el ruido y voltee y vi las columnas de polvo. Temí lo peor”.

Su reacción inmediata lo hizo evacuar a clientes y empleados para después organizar a un equipo que iría a evaluar los daños de la tienda, mientras tanto, un grupo de estudiantes llegó al establecimiento pidiendo ayuda. “Nos dijeron que necesitaban ayuda porque tenían gente que estaba debajo de los escombros”. Entonces Mera pidió a tres de sus colaboradores con más experiencia como brigadistas, que organizaran un equipo para ir a ayudar. “Juntamos como 30 o 40 personas y les dije que se llevaran radios para poder comunicarnos”.

Apoyo del Costco en el Tec

Al llegar, el recién formado equipo de brigadistas consiguió sacar de debajo de los escombros a cinco alumnos, un chico y cuatro chicas; el equipo tuvo que hacer una pausa ante una alerta de fuga de gas y al regresar notaron que se necesitaba agua y medicamentos: “Gasas, alcohol, aspirinas, guantes… mandamos lo que teníamos”, dice Horacio, “nuestra doctora también estuvo ahí dando primeros auxilios”.

Al enterarse de las necesidades de remover escombros y ante el llamado de algunos estudiantes, Horacio acudió a ver en persona lo que había sucedido. “Me di cuenta que sí tenía campo de acción para trabajar con mis equipos y mandé mis montacargas. Busqué a los cuatro montacarguistas expertos y en equipo junto con la Marina, la Cruz Roja y la gente que estaba ahí se pusieron a remover los fierros, llevamos cuerdas y equipos de seguridad”.

Te interesa: Lo que aprendimos sobre ayudar a las víctimas del sismo en redes sociales

Casi siete horas de trabajo después del sismo, el Gerente y su equipo, quienes habían tenido que cerrar la tienda, sacaron la comida disponible en el establecimiento para alimentar a quienes estuvieran en la zona. ¿Qué lo llevó a tomar la decisión de quedarse ayudando?, le preguntamos: “Sentido común, yo me pregunté primero que nada: ‘¿Qué es más importante, la vida humana o la mercancía?’. Eso me llevó a tomar la decisión. La verdad no pedí autorización a mis jefes, todo fue muy espontáneo, les avisé hasta después y me dijeron que qué bueno que había tomado esa determinación”.

En dichas circunstancias, Costco no fue la única figura que demostró este espíritu de hermandad con el Tec. Fueron muchas otras personas y grupos los que estuvieron ayudando en las labores de rescate. Los vecinos llevaban comida, la Marina Nacional y la Cruz Roja mostraron juntos un espíritu de colaboración pocas veces visto.

TAMBIÉN PUEDES LEER:

#Verificado19S, el valor de verificar datos durante el sismo

Lo que aprendimos sobre ayudar a las víctimas del sismo en redes sociales