Los jóvenes que sorprendieron a los grandes del diseño mexicano
La Tlapalería

Un grupo de alumnos de la carrera de Diseño Industrial del Tecnológico de Monterrey, Campus Guadalajara, obtuvo el Premio al Mejor Concepto en la categoría Inédito del certamen Design Week México 2016. Su colección, Dogma Sin Fe, estuvo compuesta por 17 artículos inspirados en las ceremonias y los rituales más “misteriosos” de México. Así lo dijo en entrevista con Tec Review Ramiro Estrada, director de arte de La Tlapalería.

“Somos un colectivo que, formalmente, empezó a trabajar en 2012. Hasta ahora hemos realizado y presentado ocho colecciones de alta estética cuya principal característica es la incorporación de la tradición y la cultura mexicanas”, detalló el también Director Académico de Diseño Industrial.

Los miembros del grupo, quienes reciben asesoría y mentoría por parte de profesores y artesanos mexicanos, son rotativos. “Estos son seleccionados por su desempeño académico, prestigio y talento” agregó Estrada Sainz.

En esta ocasión, los participantes fueron Alejandra Camacho, Ana Cristina de la Torre, Carolina Sánchez, Daniela Valladares, Edson Montoya, Fernanda Guzmán, Fernando Jiménez, Carlos Rodríguez, Luisa Mendoza, Nicolás Funke, Omar García, Paloma Morán, Paola Buganza, Robyn Valdez, Sofia Reséndiz, Tonatiuh Prieto y Yolanda Alarcón.

Anuncio

“Para nosotros, recibir este reconocimiento por parte de Design Week México significa mucho y tiene una gran importancia, ya que es una muestra de que La Tlapalería está haciendo las cosas bien”, expresó el director de arte. “Además, el poder competir con despachos de prestigio, con diseñadores que llevan años en la industria, habla de la calidad de lo que están haciendo los estudiantes y el Tecnológico de Monterrey”.

Los jóvenes que sorprendieron a los grandes del diseño mexicano
La Tlapalería

Dogma Sin Fe

Para completar esta colección, a cada alumno se le asignó una historia o ritual mexicano a plasmar en su obra. Entre estos temas se encontraron los sacrificios, los nahuales, los voladores de Papantla y los xoloitzcuintles, por mencionar algunos.

Con base en ellos, cada joven diseñador decidió la técnica y el material que utilizaría, desde madera, vidrio soplado, cobre, mármol, espejo, barro y hasta piedra. Además, los participantes eligieron a un artesano jalisciense para trabajar, junto con él, su pieza. “Esta fue la mezcla enriqueció la colección”, afirmó Ramiro Estrada.

El académico explicó que cada uno de estos objetos serán comercializados y que los recursos que de ello se obtengan se destinan “en parte para La Tlapalería, en parte a los artesanos y en parte a los nuevos diseñadores”. Añadió que esto permitirá a los miembros del colectivo “contar con un portafolio o un objeto ya en el mercado en el inicio de su camino como profesionales”.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!