Star Wars

El universo ficticio creado por George Lucas en Star Wars no está tan alejado de la realidad como pudiera parecer y, para demostrarlo, presentamos algunos de los planetas existentes más parecidos a los de la saga.

Desde el mundo helado de Hoth hasta el volcánico Mustafar. Conoce sus equivalentes sin tener que viajar hasta una galaxia muy, muy lejana.

Tatooine: Kepler-16b

Kepler 16b
Kepler-16b

En 2011, un equipo de astrónomos dio a conocer “una rareza” descubierta por el observatorio espacial Kepler de la NASA. Se trata de un planeta con dos soles, el Kepler-16b, el cual fue apodado Tatooine por ser tan parecido al lugar en el que creció Luke Skywalker.

Anuncio

Kepler-16b está ubicado a cerca de 200 años luz de distancia y tiene un tamaño similar al de Saturno.

Naboo: Titán (o Saturno VI)

Titán es el mayor de los satélites de Saturno y el segundo del Sistema Solar, tras Ganímedes. Además, es el lugar más parecido a Naboo de nuestro sistema solar. También conocido como Saturno VI, está compuesto principalmente de hielo y material rocoso, así como una atmósfera densa y opaca.

Titán
Titán

Esta luna es el único objeto, aparte de la Tierra, en el que se ha encontrado evidencia clara de cuerpos líquidos estables en la superficie.

Hoth: Encélado

En Star Wars existen varios planetas cubiertos de hielo y nieve pero, quizás, el más emblemático es Hoth. Este mundo, que alcanza temperaturas de -32 ºC por el día y -60 ºC por la noche, es muy similar a uno de los satélites de Saturno: Encélado.

Encélado
Encélado

Descubierto en 1789 por William Herschel, cuenta con una capa de hielo en su superficie, justo arriba de un océano de agua al que le sigue un núcleo rocoso.

Mustafar: Ío

El minúsculo Mustafar es un mundo volcánico en el que la lava se explota como un preciado recurso natural. También es el lugar en el que Darth Vader se enfrentó con su antiguo maestro, Obi-Wan Kenobi, y el más cercano físicamente a Ío, una de las lunas de Júpiter.

Ío
Ío

La actividad volcánica de este satélite fue el mayor descubrimiento inesperado de Júpiter, ya que fue el primer cuerpo del sistema solar, además de la tierra, en el que se registró la existencia de volcanes. Ío está compuesto principalmente por material rocoso con un bajo contenido de hierro.

CON INFORMACIÓN DE TECHRADAR 

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!