Tec de Monterrey

Es una de las diseñadoras de joyería más importantes de México: Tanya Moss, quien compartió en la charla “Haciendo de mis sueños una realidad = lo que no me deja dormir” que a lo largo de 18 años ha logrado construir una marca sólida y llevado el arte de México a niveles que jamás hubiera imaginado; sin embargo, es justamente el peso de los logros alcanzados lo que le quita el sueño, pues tiene el compromiso de todavía ir más allá.

“¿Cómo vamos a trascender, cómo vamos a hacer este proyecto más grande de lo que es mi propia persona? Nos encontramos con que ahora tenemos una marca. Cuando volteamos y vemos a la competencia, a todas las grandes tiendas y conglomerados con lo que nos enfrentamos, nos sentimos pequeños, nos damos cuenta que apenas estamos comenzando. ¿Cómo haré que esta marca crezca, se duplique y se quintuplique?”, reflexionó ante los asistentes, que abarrotaron la sala en la que el 20 de noviembre en el marco de INCmty 2015.

La diseñadora admitió que una persona con su formación lo último en lo que pensó fue en generar un plan estratégico para su negocio. Ahora, tras años de conducir de manera empírica la marca, se enfrenta al reto de llevarla al siguiente nivel, lo cual le exige una mayor organización y un actuar estratégico, a la par de lidiar con los vaivenes de la ejecución diaria.

“En el día a día puedo tener 20 problemas que tengo que solucionar y tengo que ser muy hábil para que también darme el tiempo de planear y hacer que lo planeado se ejecute”, señaló.

Aprendizajes de una emprendedora

Moss compartió algunos aprendizajes que espera sean tomados en cuenta por los asistentes: primero, deben rodearse de gente que los alimente, que los haga brillar, y alejarse de quienes les resten energía; segundo, el networking es la capacidad de conocer a la gente que cuando menos se esperen pueden ser actores clave para un proyecto; y tercero, deben ser coherente y congruentes consigo mismos y respetar la esencia más profunda, la cual nunca cambia.

“El último y el aprendizaje que más me gusta es el que se puede porque yo digo que se puede. Así es y no hay de otra”, añadió energéticamente.

Al finalizar la charla, la diseñadora señaló que con el tiempo se percató que ella era emprendedora por seguir su sueño y luchar por lograrlo, e identificó que la motivación, la entrega, la energía y el compromiso, son algunas de las características que la definen como tal.

Antes de despedirse, pidió a los participantes recordar que una meta sin plan no es más que un deseo y los invitó a que mediante una buena planeación “le pongan alas” a sus sueños, los hagan volar y sean siempre la mejor versión de ellos mismos.

CON INFORMACIÓN DE AGENCIA INFORMATIVA TEC DE MONTERREY