Los videojuegos sí modifican el cerebro
iStock

Jugar videojuegos es hoy una actividad tan popular que parece que todos tienen una opinión al respecto. Estos son alabados por algunos y satanizados por otros pero, en muchas ocasiones, sin datos reales que respalden tales afirmaciones.

Es por ello que un grupo de investigadores de la Universidad de Cataluña, España, y del Hospital General de Massachusetts, Estados Unidos, se dieron a la tarea de hallar los efectos confirmados de este tipo de juegos en el cerebro de los gamers. Así lo dio a conocer Marc Palaus, principal autor de tal trabajo.

Los resultados de este estudio, publicados en la revista Frontiers in Human Neuroscience, apuntan a que utilizar videojuegos cotidianamente sí modifica la conectividad estructural “en virtualmente todas las partes del cerebro”, desde las fibras de las cortezas visuales, temporal y prefrontal, hasta las del hipocampo, el tálamo y los ganglios basales.

Sin embargo, el mismo destaca que esto no implica daños a la salud ni al desarrollo de las personas y que, incluso, puede mejorar el campo visual y la concentración de los usuarios.

Para llegar a estas conclusiones, el equipo de expertos revisó 116 investigaciones científicas que establecen relaciones entre este tipo de juegos y la función cerebral. Fue así que se percataron de que los gamers presentan una mejor atención selectiva en comparación con quienes no acostumbran jugar videojuegos.

El análisis también arrojó que el uso constante de videojuegos aumenta el tamaño y eficiencia de las regiones del cerebro relacionadas con las habilidades visuales y espaciales, como el hipocampo.

Resultado de imagen para gamer

Pero los videojuegos, “como todo”, también tienen su lado negativo, subrayó Palaus luego de que su trabajo indicó que estos pueden ser adictivos. De acuerdo con el especialista, quienes padecen el llamado “Desorden Relacionado con Videojuegos” presentan síntomas similares a los de aquellos que son adictos a las apuestas o a las compras.

Según el estudio, el uso recurrente de los videojuegos modifica el sistema de recompensa del cerebro, es decir, aquel que se encarga de bombear dopamina. Es por ello que algunos usuarios pueden convertirse en verdaderos adictos y hasta experimentar síntomas de abstinencia y antojos.

“Los videojuegos siguen siendo algo relativamente nuevo, por lo que la investigación de sus efectos está aún en pañales. Por ejemplo, seguimos trabajando para conocer qué aspectos de los videojuegos afectan a cuál zona del cerebro y cómo”, dijo Marc Palaus.

“Lo que sabemos hasta el momento es que tienen tanto efectos positivos como aspectos negativos y debemos esforzarnos por entender su complejidad”, concluyó.

Puede interesarte: Mejora tus habilidades de comunicación con… ¡videojuegos!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre