iStock

(AFP) – Un comité de expertos de la Academia de Ciencias de Estados Unidos se dijo a favor de la modificación del ADN de embriones humanos con el objetivo de eliminar enfermedades y malformaciones hereditarias graves, lo que reavivó el debate ético sobre este controversial tema.

Mientras tanto, las autoridades británicas acercan a sus compatriotas investigadores a este fin con autorizaciones como la que se dio en febrero de 2016 respecto a la manipulación para realizar pruebas sobre el tratamiento de un conjunto de patologías.

Pero, por el contrario, esa decisión y las nuevas recomendaciones de la Academia estadounidense preocupan a un sector del mundo científico que considera que las técnicas de modificación genética podrían también ser utilizadas para crear personas con características específicas, como la inteligencia o el físico.

En un informe publicado el 14 de febrero pasado, la Academia de Ciencias de Estados Unidos destacó que la manipulación genética de células reproductoras “debe ser solo para tratar o prevenir enfermedades graves” y se debe realizar “bajo un control muy estricto”. Los especialistas recordaron que la edición de células somáticas (que no portan rasgos hereditarios) ya son objeto de varios ensayos clínicos.

El grupo de científicos también apoyó “los ensayos clínicos sobre la modificación del genoma humano germinal, transmisible de generación en generación, agregando, retirando o reemplazando genes para eliminar enfermedades graves”.

“La edición del genoma humano es muy prometedora para comprender, tratar o prevenir muchas enfermedades genéticas devastadoras y para mejorar los tratamientos de un gran número de otras patologías”, comentó al respecto Alta Charo, profesora de Derecho y Bioética en la Universidad de Wisconsin–Madison, copresidenta del comité.

La tecnología de edición genética ha progresado rápidamente, por lo que la manipulación de la parte hereditaria del genoma del embrión humano, el esperma, los óvulos y las células madre, “será posible en un futuro cercano y eso amerita ser considerado seriamente”, se lee en el informe.

Hasta ahora, la modificación del ADN de las células reproductoras humanas no está autorizada en Estados Unidos, y utilizar fondos federales para “las investigaciones en las cuales se crea o modifica el embrión humano para agregar un rasgo genético heredado” está prohibido por la Food and Drug Administration (FDA).

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!