Tomada de Centro Mario Molina

(Notimex.-) Sin políticas climáticas que lleven a la humanidad a tomar acciones serias a favor del cambio climático, los efectos negativos serán cada vez más drásticos y podrían terminar con la vida del planeta antes de fin de siglo, señaló el Premio Nobel de Química 1995, Mario Molina.

Aseguró que el cambio climático podría ser más grave de lo que hasta el momento se ha estimado, por lo que hay que tomar acciones más fuertes para evitarlo.

Durante su conferencia “Ciudadanía y Sustentabilidad”, ofrecida ante estudiantes del Tecnológico de Monterrey como parte de la Cátedra Alfonso Reyes, el ingeniero químico dijo que al cambio climático se presentan ante la intensidad de los fenómenos naturales y los climas extremos.

Puedes leer: NASA muestra mapa del dióxido de carbono alrededor de la Tierra

Aseguró que la ciencia no nos dice que tenemos que hacer para sobrevivir, sino lo que pasaría si no tomamos las medidas necesarias.

“Los científicos pueden plantear los problemas que afectarán al medio ambiente con base en la evidencia disponible, pero su solución no es responsabilidad de los científicos es de toda la sociedad”, agregó.

Destacó que la ciencia lo que quiere es el bienestar de la sociedad pero sobre todo, garantizar que los hijos y los nietos de quienes en este momento tenemos la responsabilidad de tomar acciones, tengan una vida habitable.

Te interesa: Premio Nobel pide tomar medidas a largo plazo para combatir contaminación

Lo anterior en relación con la información que se ha manejado y en la que se dice que la humanidad sentirá los efectos del cambio climático para finales de siglo, lo que considera una mentira ya que los efectos se están viviendo actualmente.

Afortunadamente, declaró el mexicano Mario Molina, existe el Acuerdo de París que en su opinión es el más comprensivo, universal y balanceado que se haya firmado en los 23 años que el tema ha estado en la agenda internacional.

Señaló que el acuerdo es flexible y contempla procesos de revisión periódicos, al menos cada cinco años con miras a aumentar el nivel de compromiso de los todos los países.

Dijo que los esfuerzos acordados en este acuerdo, se encaminan a no sobrepasar la meta aspiracional del calentamiento promedio de la superficie del planta de dos grados centígrados respecto a la era preindustrial acordada en Cancún hace cinco años.

De no realizarse estos esfuerzos, añadió el Premio Nobel de Química, el calentamiento de la superficie del planeta podría ser de seis a siete grados centígrados.

TAMBIÉN PUEDES LEER:

Cambio climático, el gran desafío de la Tierra

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre