Más latinoamericanas, lo que le hace falta a Silicon Valley

Rocío Medina quiere ver más mujeres hispanas en el sector tecnológico.

La mayoría de las mujeres latinoamericanas que trabaja en la capital de la tecnología, Silicon Valley —ubicada en San Francisco, California—, lo hacen “en un restaurante o limpiando casas”, son pocas las CEOs de grandes empresas o líderes de equipo. Así lo consideró la mexicana Rocío Medina, Regional Manager de Prezi para América Latina, España y Portugal, en entrevista para Tec Review Web.

Cortesía Roció Medina
Cortesía Roció Medina

Medina, quien estudió Marketing en el Tecnológico de Monterrey y cuenta con más de 8 años en la industria tecnológica, quiere que cada vez más mujeres migrantes ingresen a esta área, ya que sólo el 1% de los puestos que ofrecen empresas como Google y Facebook son ocupados por hispanas.

Con base en datos del Buró de Estadística y Trabajo de Estados Unidos, la EXATEC comparó esta minoría con otras. “Somos solamente un tercio de nuestra contraparte afroamericana y, si nos comparamos con nuestra contraparte asiática, somos apenas una de cada 5”, explicó.

Imagina, ¿qué pasa por la cabeza de una joven de 16 años que está por escoger qué carrera estudiar y escucha estas estadísticas? ¿Cambiará su decisión si sabe que estará a la desventaja?

“Aquí hay un obvio desbalance, tanto por nuestro género como por nuestro origen”, dijo Medina, “pero podemos cambiar estas estadísticas, podemos ser más que ese 1%. Ya podemos ser líderes, las siguientes CEO o las nuevas emprendedoras”.

Empacar bien para alcanzar la cima

Cuando Rocío Medina tenía 15 años, se unió a un grupo de alpinismo. Tal y como sucede en el sector tecnológico, este equipo estaba compuesto en mayoría por hombres, sin embargo, ahí se trataba a todos por igual.

“Nos impulsaban a llegar primero, a aspirar a lo mismo, a no ser el sexo débil”, recordó la Regional Manager de Prezi, “así aprendí que yo no tenía que asumir que era menos por ser mujer”.

Un día, el grupo decidió escalar una gran montaña. “Yo sabía que tenía la condición física para subir, que tenía el equipo necesario pero, aun así, tenía mis dudas. ¿Era en realidad yo parte de ese sexo débil? ¿Podía yo perjudicar a mi equipo y evitar que llegaran a la cumbre?”, relató.

iStock
iStock

Fue entonces que Medina aprendió a “empacar bien”. Antes que nada, sacó sus miedos de la mochila. “Tanto los míos como los de otros, incluso de la gente que más me quiere. Muchas veces escuchamos comentarios desmotivadores de personas cercanas que tienen miedo de que nosotros fracasemos. No hay que dejar que nos desanimen”, afirmó.

Entonces, se equipó con armas como su inteligencia, su educación y conocimiento, así como su experiencia. “Esas son las cualidades que quiero que traigan con ustedes, si tienes eso no eres menos que nadie”, aseguró.

De acuerdo con la EXATEC, tres cualidades completan la lista de cosas con las que siempre debes cargar para alcanzar la cima. “La primera es el enfoque, conocer tu objetivo, evitar distracciones. La segunda es el ingenio, una característica por la que los mexicanos somos reconocidos, nuestra creatividad para hacer las cosas. La tercera es la confianza, en ti misma y en tus capacidades, no escuchar comentarios que pongan en tela de duda de lo que eres capaz”, aconsejó.

El camino para alcanzar lo más alto de la montaña no fue fácil y estuvo lleno de obstáculos pero, finalmente, el equipo de alpinistas llegó a la cima. “Y no sólo eso, sino que las dos mujeres más jóvenes del grupo llegamos primero, un día antes”, dijo Rocío Medina, quien aclaró que no hubiera alcanzado este logro sin el apoyo de sus compañeros.

Por esta razón, invito a los hombres a ser “verdaderos jugadores de equipo”. “Así como ustedes, nosotras nos esforzamos por tener una educación, merecemos buscar nuestros sueños profesionales”. Y a los padres, colegas, jefes, exhortó a ser “verdaderos impulsores de sueños, permítanos volar alto”.

Avanzar sin detenerse

Al preguntarle si ha sufrido de discriminación por su sexo u origen, Roció Medina explicó no es realmente consciente de ello. “Yo creo que ser mexicana en Silicon Valley, o en cualquier ambiente relacionado con la tecnología, es difícil si tú te crees menos. Yo, simplemente nunca me detuve a pensar en esas cosas”, detalló.

iStock
iStock

Por ello, la Regional Manager de Prezi dice nunca haber sentido que era diferente, “si hago las cosas bien, tengo las mismas oportunidades que los demás”.

Respecto a los obstáculos en el camino, contestó “no he encontrado ninguno diferente a los que enfrentaría cualquier otra persona”.

 

“nunca me detuve a pensar en esas cosas”

Latinas en Tec

Rocío Medina creó, junto con otras mujeres hispanas que trabajan en Silicon Valley, un grupo llamado Latinas en Tec que se dedica a reunir a todo tipo de latinoamericanas dedicadas al sector tecnológico, desde líderes y CEOs hasta ingenieras, programadoras, o consultoras.

Esta comunidad, que empezó con 3 integrantes, cuenta hoy con más de 400.

“Pensamos que íbamos a llegar a un tope, que un día no íbamos a encontrar más mujeres latinoamericanas en Silicon Valley. Sin embargo, este grupo es cada vez más grande”.

Su principal objetivo es compartir experiencias, aprender de los aciertos y errores de las demás, e inspirar a otras mujeres a incursionar en el mundo de la innovación.

A todas las mexicanas, Medina recomienda empujar barreras y sobresalir. “Es muy importante que no nos detengamos a encontrar razones de por qué no podemos llegar a donde queremos. Aviéntense a dar el primer paso, aunque sea pequeño, sin miedo, y no paren hasta alcanzar su meta”.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!