GOSH

Londres (AFP) Una niña británica de un año venció la leucemia que sufría gracias a un tratamiento, inédito hasta ahora, con células inmunes manipuladas genéticamente para combatir la enfermedad.

Layla Richards siguió el tratamiento en el hospital Great Ormond Street (GOSH) de Londres.

“Como era la primera vez que se hacía, no sabíamos si funcionaría, o cuándo funcionaría, así que nos alegramos mucho” del éxito del tratamiento, dijo el profesor Paul Veys, director de trasplantes de médula en el GOSH y médico de cabecera de Layla. “Su leucemia era tan agresiva que tal respuesta es casi un milagro”.

A la niña se le diagnosticó una leucemia linfoide aguda, la forma más corriente de leucemia infantil, cuando tenía sólo 14 semanas. La trataron con quimioterapia y un trasplante de médula, pero el cáncer volvía y los médicos prácticamente la desahuciaron.

Anuncio

Surgió entonces la posibilidad de aplicarle un nuevo tratamiento experimental que estaba siendo desarrollado por el hospital y que consistía en modificar genéticamente células blancas de un donante sano para que hicieran frente a esa leucemia resistente.

Los médicos explicaron “que no había garantía de que funcionase, pero rezamos”, dijo el padre, Ashleigh Richards, de 30 años.

A Layla le hicieron una pequeña transfusión de esas células genéticamente diseñadas conocidas como UCART19 y a las pocas semanas empezaron a curarla. Los médicos se mostraron cautos pero admitieron que es un paso prometedor.

“Hemos usado el tratamiento solamente en una niña pequeña muy fuerte, y tenemos que ser prudentes para decidir si es adecuado para todos los niños”, dijo Waseem Qasim, profesor de terapia genética y celular, e inmunólogo especialista del GOSH.