iStock

Con el objetivo de producir rayos X de alta calidad con una mínima exposición a la radiación, investigadores de la Universidad de Washigton en St. Louis desarrollaron una técnica que basada en la consola de juego de Xbox.

Ésta beneficiará a todo tipo de pacientes y particularmente a los niños, ya que presentan mayor sensibilidad a la radiación y variaciones en el tamaño del cuerpo, que puede ir desde el de bebés prematuros al de adolescentes de tamaño adulto.

Con ayuda del software que utiliza el sistema de Microsoft Kinect, los expertos lograron ajustar los rayos X con precisión. “Esto nos permitió medir el espesor de las partes del cuerpo y comprobar si hay movimiento; ver el posicionamiento y el campo de vista antes de capturar la imagen”, dijo el Doctor Steven Don de la universidad Mallinckrodt Institute of Radiology, quien forma parte del proyecto, “estos son factores que normalmente podrían comprometer la calidad de la radiografía”.

¿Cómo funciona?

Steven Don y su equipo combinan la tecnología de Microsoft Kinect 1.0 con su propio software para mejorar la imagen de rayos X. Esta técnica se basa en el espesor del cuerpo, que gracias a su descubrimiento es medido de forma automática por medio de rayos infrarrojos, sin contacto con el paciente.

“Además, utilizamos la cámara óptica para confirmar que el paciente está bien colocado”, explicó Don.

Los resultados de este estudio fueron presentados ayer en la reunión anual de la Sociedad de Radiología de Norte América (RSNA).

“Gracias a este descubrimiento, los radiólogos y los técnicos de radiología podrán alcanzar el objetivos de dosis radiológicas que se establecen en la conocida frase ‘Tan bajo como sea razonablemente posible’, a la vez que mejoran la calidad y la consistencia de las imágenes”, destacó el Doctor.