Conecta

Conecta/ Héctor Leal

Preocupada porque la contaminación y el desperdicio del plástico han llegado a niveles abismales en el mundo, la EXATEC Valeria Lozano Fernández (LEM’16) creó en este 2017 la compañía Bambú para combatir estos problemas gracias al uso de popotes de bambú 100% natural.

“El objetivo empieza como una alerta y conciencia social, y termina como un impacto positivo en el medio ambiente. Con mis productos busco reducir notablemente el desperdicio de plástico sin comprometer la comodidad y el hábito del uso de popotes”, dijo la egresada.

Lee: Mexicanas crean método que degrada plástico en 15 días

Los popotes que ofrecen están hechos 100% de bambú natural, esto los hace orgánicos, naturales y biodegradables. Son perfectamente reusables y brindan más de mil usos.

Se venden dos tipos de popotes: los clásicos y los rústicos. La versión clásica tiene uniformidad en tono y tamaño, haciendo los popotes ver un poco más formales. Los rústicos están igual de bien pulidos y con excelente acabado, solo varían en tonalidades entre verde y beige dependiendo del color natural de cada bambú utilizado.

También se vende por separado un cepillo de limpieza hecho a la medida de los popotes para incentivar que realmente reutilicen el producto sin correr riesgos de suciedad y hongos.

Por si no lo viste: Cada minuto compramos un millón de botellas de plástico

Valeria mencionó los beneficios al usar estos productos: “El beneficio más claro es la reducción del desperdicio de plástico y la protección del medio ambiente, además los clientes tienen el beneficio de estar bebiendo a través de un material 100% natural que no tiene resinas ni ácidos tánicos, cosa que el plástico si contiene”.

Los próximos planes de la EXATEC es que Bambú tenga el alcance y el impacto más grande posible. Están colaborando con asociaciones que promueven conciencia ambiental, como el reciclaje y reúso de materiales, con el objetivo de inculcar esta conciencia en escuelas y empresas.

Así como estar presentes en todo tipo de tiendas orgánicas, de regalos y departamentales. También tienen como futuro cliente potencial a hoteles y grupos restauranteros.

Te puede interesar: Este joven busca salvar océanos de todo plástico

“Bambú va dirigido a toda persona que tenga un interés y conciencia por el medio ambiente. Además el precio es realmente accesible para la  calidad y duración del producto”, señaló Lozano Fernández.

Actualmente los popotes han tenido muy buena respuesta en la Ciudad de México, Guadalajara, Querétaro, León, Yucatán y Michoacán. Así como la han contactado de varias eco-tiendas virtuales.

Valeria compartió qué fue lo que le dejó el Tecnológico de Monterrey en su vida profesional. “Siendo mercadóloga el Tec me dejó todo mi conocimiento sobre el posicionamiento de una marca, como transmitir lo que quiero expresar en mis medios de comunicación y darle la personalidad a Bambú que ejemplifique la meta del negocio”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre