Mexicano crea control remoto universal para IoT
Cortesía Hayo

Por Sofía Sánchez

París, Francia – Con un movimiento de la mano en el aire se enciende una luz. Con uno del pie es posible bajar o subir el volumen de la música en una habitación. Parece magia pero, en realidad, se trata de una tecnología creada por un mexicano que mezcla la realidad aumentada con la captura de imágenes en 3D.

Hayo es un control remoto universal que parece salido de una película de ciencia ficción. Su creador es Alonso Ybanez, ingeniero egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quien lleva siete años trabajando con cámaras en 3D, una tecnología similar a la de Kinect que permite al aparato percibir y entender movimientos.

Anuncio

“También utilizamos realidad aumentada de modo que, a través del celular, los usuarios pueden seleccionar qué objeto quieren convertir en un botón de control remoto para cierto dispositivo. Una vez seleccionado, solo hay que acercar la mano al objeto en el aire, Hayo lo verá y enviará el comando al dispositivo“, explicó el emprendedor mexicano.

El control universal se presentó en el CES 2017 en la ciudad de Las Vegas, Estados Unidos. Los primeros envíos, tras una exitosa campaña de recaudación por crowdfunding en Indiegogo, empezarán a salir en agosto con envíos a todo el mundo.

El producto ha recibido atención tanto de la prensa como de especialistas en sus primeras demos, con TechCrunch describiendolo como “lo que sale si mezclas Amazon Echo y Kinect de Microsoft“. Sin embargo, la verdadera prueba vendrá en agosto al salir al mercado global, cuando se esperan vender al menos 1,000 equipos durante el primer año.

“Nosotros trabajamos en B2B, ya hemos vendido esta tecnología a diversas industrias en Francia“, aseguró Ybanez. “Ahora necesitamos venderla a un tipo de consumidor totalmente distinto“.

Hayo utiliza además inteligencia artificial para aprender sobre el comportamiento de sus usuarios y, así, predecir sus movimientos y necesidades. En un futuro sus creadores quieren que sea utilizado como dispositivo de seguridad.

Pese a la nacionalidad de su creador, la tecnología se desarrolla en Francia, donde Ybanez vive desde hace 14 años, y se manufactura en Estados Unidos; aunque sí cuenta con inversionistas mexicanos, incluido Oscar Salazar, uno de los cofundadores de Uber.

Para el ingeniero, el ecosistema francés era muy fértil para el desarrollo cuando empezó a trabajar la tecnología hace siete años, así como para el emprendimiento cuando decidió lanzar el producto al mercado hace cerca de dos años.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!