Mexicano quiere ‘acelerar’ la llegada de la red 5G
iStock

“La red está muy lenta”. Esta es hoy una queja común entre los usuarios de la cuarta generación de tecnologías de telefonía móvil, más conocida como 4G. A todos nos gustaría que este servicio fuera más rápido, por lo que diversas organizaciones dedicadas a las telecomunicaciones ya trabajan para lograrlo a través de la red 5G.

¿Qué necesitamos? Tecnologías robustas capaces de soportar el sinnúmero de dispositivos, desde smartphones hasta automóviles, que se conectan diariamente a Internet, lo que se conoce como densificación.

También se requiere de agrupar las diferentes frecuencias que se van a utilizar (de 6, 30 o 60 gigahertz) en diferentes escenarios (rurales, urbanos, suburbanos, e interiores) para permitir una mejor administración del recurso. Finalmente se debe optimizar el uso de antenas para ofrecer el mejor y más rápido servicio posible.

“Se tiene planeado que las pruebas con 5G empiecen en 2018, por ejemplo, durante el mundial de futbol en Rusia”, explicó al respecto César Vargas, Profesor Investigador de la Escuela de Ingeniería y Ciencias del Tecnológico de Monterrey, en entrevista con Tec Review. “Ya en 2020, para los Juegos Olímpicos de Japón, debe de estar disponible a nivel comercial”.

El Doctor Vargas Rosales es líder de un proyecto mexicano que se realiza con apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y que busca impulsar el desarrollo, así como la aplicación, de la red 5G a través de la optimización del MIMO masivo.

“Queremos multiplicar la velocidad que tiene este servicio actualmente”, afirmó. “Estamos hablando de pasar de los 100 megabits por segundo de la 4G hasta 1 gigabit”. ¿Cómo? Utilizando decenas o hasta centenas de antenas.

El MIMO (Input Múltiple, Output Múltiple) es una técnica de redes inalámbricas que permite transferir datos con mayor eficiencia al hacer que varias antenas en paralelo trabajen juntas para aprovechar el multicamino. Este es un fenómeno que se da cuando las señales llegan a los receptores por dos o más caminos y en diferentes tiempos.

El multicamino puede implicar interferencias debido a la interacción entre las señales pero, en este caso, el MIMO se encarga de alterar los tiempos de las transmisiones para aumentar el rendimiento usando las señales reflejadas.

Ahí es donde está nuestro proyecto”, dijo el Doctor Vargas Rosales. “Tendremos de 60 o 70 antenas para arriba, hasta 400 o mil, la cuestión es que el número depende de cómo se van a utilizar”.

Por ejemplo”, detalló, “en las torres para celulares puedo poner mil antenas y usarlas en paralelo, porque tengo que darle servicio a muchas personas. Pero mi teléfono no va a poder tener tantas porque es muy pequeño. Tal vez le caben 20 o hasta 50. Aun así este sistema permite duplicar o triplicar la velocidad que uno tiene”.

El MIMO ya se utiliza en el estándar 4G LTE y en la última versión del WiFi, llamada 802.11ac; pero implica menos antenas emisoras y receptoras. El MIMO Masivo amplía este número para aumentar la capacidad de enviar numerosas señales a través de la misma frecuencia en el mismo momento.

César Vargas anticipa que su proyecto tenga un impacto que “atraviese fronteras”. “La cuestión de que sea únicamente para México no existe en la parte de la tecnología. Estamos desarrollando algo que le sirve a cualquiera que habite este planeta. Creo que es con esta mentalidad que debemos trabajar”, comentó.

El Doctor Vargas Rosales fue recientemente admitido como miembro de la Academia de Ingeniería México, en donde actualmente lidera 4 proyectos y participa en uno más. También es parte de la Academia Mexicana de Ciencias.

Por alguna razón, desde chico, la idea de las academias estuvo en mi mente. Mis padres son médicos, entonces esto siempre estuvo presente”, dijo. “Definitivamente se trata de un logro tanto profesional como personal de años acumulados, no es un logro aislado”.

 

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!