Mexicano trabaja con la NASA para llevar al ser humano a Marte

Emmanuel Urquieta formó parte del equipo enviado a una misión a Marte simulada.

Mexicano trabaja con la NASA para llevar al ser humano a Marte
Wright State University

(Notimex) Con 30 años de edad, el especialista en medicina aeroespacial Emmanuel Urquieta se convirtió en el primer mexicano y único extranjero hasta el momento en participar de las misiones de simulación de la agencia espacial estadounidense, la NASA, con miras a llevar al primer ser humano a Marte.

“Estos proyectos sirven para obtener importante información antes de enviar a una persona al planeta rojo”, explicó Urquieta. “Cada simulación que termina es un paso más que damos para alcanzar ese objetivo”.

Durante julio y agosto de este año, el mexicano formó parte de la tripulación Human Exploration Research Analog (HERA) para conseguir datos sobre los efectos que tiene una larga estancia en el espacio sobre nuestro cuerpo.

“La mayor parte de estas investigaciones estuvo enfocada a determinar cuánto afecta psicológicamente el aislamiento durante periodos prolongados y, lo más importante, saber cómo tratarlo”, comentó.

El experto en medicina aeroespacial, originario de la Ciudad de México y que actualmente radica en Houston, Texas —ciudad en donde se realizaron estos trabajos—, confirmó que la simulación tuvo una duración de 30 días, lo que la convirtió en la más larga en su tipo.

“Ir a Marte es un viaje bastante largo. Se encuentra a 54 millones de kilómetros, entonces, dentro de la simulación que yo realicé, hicimos ese viaje de 715 días en sólo 30”, detalló. “Simulamos primero un viaje al asteroide 1620Geographos en una esfera sin ventanas, ni Internet, ni televisión. Un círculo oscuro donde en momentos se simulaba la luz solar”.

Durante el mes de la misión, el egresado da la Universidad Anáhuac se encargó de realizar experimentos médicos, bioquímicos y biológicos. “Tratamos de hacer crecer plantas, jitomates y camarones, obviamente sin luz. También simulamos caminatas y recolección de rocas”, agregó.

Urquieta destacó que entre los datos más interesantes que se recabaron se encuentra que, con la tecnología actual y la distancia entre ambos planetas, existiría un desfase en la interacción de 10 minutos.

“La NASA quiere saber cómo afectaría la respuesta demorada del centro de control de la Tierra a la tripulación ante una emergencia. Es aún mucho tiempo, por lo que los astronautas deben ser completamente autónomos durante este periodo”, afirmó.

“Estamos apenas en 2016 y tenemos 14 años todavía para poder resolver todas las preguntas”, concluyó. “Es un honor participar en estas misiones. Aunque al final solo serán cuatro los integrantes de la tripulación que irá a Marte, debemos pensar que, antes, existieron más de medio millón personas que lo hicieron posible”.

 

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!