México, EU y China se unen para salvar a un pez, ¿sabes por qué?

(AFP) – México, Estados Unidos y China acordaron este 24 de agosto trabajar en conjunto para detener el tráfico ilegal del pez totoaba, ya que su pesca es una de las principales causas de la depredación de una especie en grave riesgo de extinción.

Se trata de la vaquita marina, la marsopa más pequeña del mundo, que habita únicamente en la región del Alto Golfo de California, al noroeste de México, y suele morir atrapada en la redes que se usan para capturar al totoaba, cuya vejiga natatoria o buche seco es popular en Asia ya que se cree que cuenta con poderes curativos.

Un kilo de este raro producto se cotiza en unos 20,000 dólares en los mercados negros de China y Hong Kong, razón por la cual es conocido como “la cocaína acuática”. Mientras tanto, se calcula que quedan menos de 30 ejemplares de vaquita marina en las aguas del Golfo de California.

Funcionarios de los tres países reunidos en Ensenada, Baja California, coincidieron en compartir prácticas y experiencias para cooperar en la detención del delito, así como aprovechar la legislación internacional para potenciar las investigaciones sobre tráfico y comercio de totoaba.

Anuncio

Destacaron también la necesidad de incrementar la capacitación de oficiales de aduanas que, como primeros responsables de impedir el tráfico ilegal, deben contar con herramientas para identificar a la especie.

Entre otros temas, se planteó “la declaración de una intención de cooperación entre las partes que podría ser formalizada a través de un memorándum de entendimiento o de algún otro instrumento específico de colaboración internacional”, destacó el ministerio de Medio Ambiente de México en un comunicado.

En julio, la ONG Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) entregó una petición, firmada por más de 220,000 personas de todo el mundo, urgiendo al gobierno mexicano a seguir tomando medidas para evitar la extinción de la vaquita marina.

Una de las propuestas para salvar a la especie es utilizar delfines entrenados por la Marina de Estados Unidos para guiar a las vaquitas hacia un refugio donde puedan reproducirse, un plan que se iniciará en septiembre y que los expertos consideran riesgoso pero necesario.

Si la vaquita marina se extingue, generaría caos en el Golfo de California