iStock

Cada sesenta segundos se compra un millón de botellas de plástico en todo el mundo, y en 2021 esta cifra se disparará 20%. Lo que traerá consigo una crisis ambiental que algunos activistas comparan en gravedad con el cambio climático.

La semana pasada, The Guardian publicó una serie de nuevos datos que revelan un aumento en el uso de botellas de plástico, más de medio trillón, de las cuales se venderán anualmente a finales de esta década.

La demanda, equivalente a la compra de 20,000 botellas por segundo, está impulsada por un deseo de agua embotellada y por la cultura de consumo occidental a China y a la región de Asia Pacífico.

Puedes leer: Henderson, la isla de los desechos plásticos

Anuncio

El diario inglés publica que en 2016 se vendieron más de 480,00 millones de botellas de plástico en todo el mundo, frente a los 300,000 millones de hace una década. Y si éstas se colocarán en fila podrían alcanzar la distancia media entre la Tierra y el Sol.

En 2021, esta cifra aumentará hasta los 583, 300 millones, de acuerdo con las estimaciones más actualizadas del informe global de tendencias de envases de Euromonitor International.

via GIPHY

La mayoría de este plástico es utilizado para crear envases para bebidas sin alcohol y agua, hechas de tereftalato de polietileno, que es altamente reciclable.

También puedes leer: Este joven busca salvar océanos de todo plástico

La mayoría de las botellas de plástico utilizadas para bebidas sin alcohol y agua están hechas de tereftalato de polietileno, que es altamente reciclable. Pero mientras su uso aumenta en todo el mundo, los esfuerzos de recoger y reciclar las botellas para evitar que contaminen los océanos no logran seguirle el ritmo al consumo.

De las botellas compradas en 2016, menos de la mitad se recogió para su reciclado y solo el 7% de aquellas recogidas se convirtió en nuevas botellas. En su lugar, la mayoría de las botellas de plástico producidas acaba en vertederos o en océanos.

Entre 5 y 13 millones de toneladas de plástico se filtran cada año en los océanos del mundo y son ingeridos por aves marinas, peces y otros organismos. Para 2050, el plástico de los océanos pesará más que los peces que haya en ellos, de acuerdo con una investigación de la Fundación Ellen MacArthur. Los expertos advierten que parte de estos residuos ya están entrando en la cadena alimenticia humana.

Científicos de la Universidad de Ghent en Bélgica han calculado recientemente que la gente que come marisco ingiere al menos 11,000 pequeñas piezas de plástico al año. En agosto del año pasado, los resultados de un estudio de la Universidad de Plymouth encontraron plástico en un tercio de los peces pescados en Reino Unido, incluidos el bacalao, la merluza, la caballa y los crustáceos.

El año pasado, la Autoridad Europea para la Seguridad Alimenticia solicitó un estudio urgente, citando la preocupación creciente por la salud humana y la seguridad alimenticia “dado el potencial de la contaminación de microplásticos en tejidos comestibles de pescado comercial”.

Te interesa: En 2050 los océanos podrían tener más plástico que peces