MIT convierte espinacas en detectores de bombas

Gracias a la nanobiótica vegetal, estas plantas podrían salvarte la vida.

MIT convierte espinacas en detectores de bombas
iStock

Desde perros hasta delfines, diferentes especies han sido entrenadas por el hombre para rastrear con su olfato objetos explosivos. Sin embargo, los expertos centran hoy su atención en un nuevo e inesperado aliado: las espinacas. Ni Popeye lo hubiera imaginado.

Ya famosas por sus beneficios para la salud, estas plantas de hojas grandes y verdes podrían añadir aún más años a la vida de las personas próximamente al ayudar a los equipos de seguridad a descubrir explosivos ocultos y evitar bajas. ¿Cómo? Al convertirse en vegetales nanobióticos.

Se trata de plantas a las que se les introducen nanopartículas con el objetivo de conferirles capacidades que no les son propias, según explicó Michael Strano, jefe de la investigación y profesor de ingeniería mecánica del Massachusetts Institute of Technology (MIT).

En el caso de las espinacas, y con el objetivo de detectar artefactos en aguas subterráneas, los expertos integraron nanotubos de carbono en el reverso de sus hojas que reaccionan al entrar en contacto con químicos comúnmente presentes en los dispositivos explosivos llamados nitroaromáticos.

Cuando esto sucede, los nanotubos de la espinaca emiten una señal fluorescente que se puede leer con una cámara de rayos infrarrojos, la cual puede vincularse a un ordenador para que, de ser necesario, envíe una alerta a las autoridades por correo electrónico.

Michael Strano espera que, en el futuro, las plantas también se aprovechen para “localizar contaminantes o malas condiciones ambientales”, por ejemplo.

Este experto, junto con el estudiante de posdoctorado Pablo Giraldo, realizó hace dos años en el MIT la primera demostración de nanobiótica vegetal en la que se utilizaron nanopartículas para aumentar la capacidad de fotosíntesis de las plantas, convirtiéndolas así en sensores de óxido nítrico, uno de los elementos producidos por la combustión.

 

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!

Los editores recomiendan