Virgin America y Alaska Airlines pondrán a prueba durante tres años un programa desarrollado por la NASA para ahorrar tiempo y combustible en los vuelos aéreos.

 

Las aerolíneas utilizarán un planificador de tráfico aéreo llamado TAP (Traffic Aware Planer), esta aplicación permite a la tripulación solicitar cambios de ruta durante el vuelo (TASAR).

 

Anuncio

El TAP tiene acceso directo a la información de la aeronave, dice el líder del proyecto, David Wing. “Lee la posición y altitud del avión, su ruta e información adicional en tiempo real que influya en el plan de vuelo. Automáticamente busca vías alternas, en ruta o altitud, que puedan ahorrar combustible y tiempo”.

 

La aplicación también se conecta al sistema de rastreo para la vigilancia de aeronaves en vuelo (ADS-B) para escanear otras señales cercanas y evitar posibles conflictos con el cambio de ruta, lo que hace más fácil que los controladores de vuelo aprueben la modificación.

 

Cuando las cabinas del avión tengan acceso a internet, TAP proporcionará información sobre condiciones del clima, pronóstico del viento y restricciones en el espacio aéreo. El programa se carga en una tablet, como las que ya usan varias aerolíneas para sus cálculos de vuelo.

 

La aplicación ya fue probada en un avión Piaggio P80 Avanti, Durante un vuelo entre Virginia y Kentucky la modificación de ruta permitió un ahorro de cuatro minutos en el viaje algo que según el equipo de Wing significaría un gran ahorro en combustible.

 

Una docena de pilotos ofrecieron retroalimentación sobre las peticiones TASAR tras realizar pruebas en un simulador de la Universidad de Iowa. El fabricante  Rockwell Collins también hizo una evaluación para comprobar su seguridad antes de solicitar la certificación a la Administración Federal de Aviación.

 

La nueva tecnología no representará ningún cambio en las funciones y responsabilidades de pilotos o controladores aéreos, dijeron los desarrolladores. NASA espera que esta, junto con otros sistemas de aviación en los que está trabajando, permitan minimizar los retrasos y el impacto ambiental, así como mejorar la experiencia de los usuarios.