NASA

(AFP) Tras dos postergaciones, la NASA lanzó con éxito este 15 de diciembre ocho microsatélites. Así lo dio a conocer la propia agencia espacial estadounidense, al explicar que estos ‘pequeños’ aparatos le permitirán predecir y medir mejor la potencia de las tormentas tropicales o los huracanes.  

El cohete Pegasus de tres etapas, con un peso de 22,6 toneladas y 17 metros de largo, de la empresa Orbital ATK que transporta los dispositivos del programa CYGNSS (Cyclone Global Navigation Satellite System Mission) inició su viaje adosado a un avión a 12,000 metros de altitud sobre el océano Atlántico.

Cinco segundos después de haberse separado de la aeronave, el motor de la primera etapa del Pegasus se encendió. El avión trijet L-1011 Stargazerun, un viejo aparato de transporte civil modificado, despegó previamente de la base de la Fuerza Aérea de Estados Unidos en Cabo Cañaveral, Florida.

Un poco menos de 15 minutos después, los microsatélites entraron en la órbita terrestre a 500 kilómetros de altitud por encima del ecuador, donde se forman la mayoría de las tormentas tropicales y los huracanes.

Anuncio

Con un costo de 157 millones de dólares, la misión CYGNSS permitirá a la NASA medir la velocidad del viento sobre los océanos, mejorando así la capacidad de los científicos de entender y predecir los huracanes. Los satélites, que pesan 64 kilos cada uno, obtendrán sus datos de señales de cuatro satélites desde la red de GPS.

Esta información es importante para ayudar a los meteorólogos a determinar si las tormentas tropicales ganan o pierden fuerza, lo que es difícil de estimar con los instrumentos actualmente desplegados. Los ocho microsatélites están diseñados para operar durante al menos cinco años.
¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!