Lyon, Francia (AFP) Maxence, un niño de seis años que nació sin su mano derecha se convirtió en el primer menor francés con una prótesis impresa en 3D, una tecnología barata y lúdica para pequeños nacidos con malformaciones de algún miembro.

“No es en absoluto médico. No va a sufrir un trasplante ni una operación. La prótesis se colocará y podrá quitarla cuando quiera”, dijo su madre Virginie Contegal a la AFP.

“Cuando nació Maxence, decidimos no ponerle ninguna prótesis médica. Ahora, tendrá una mano del color que le guste, de superhéroe (con una gran “M” de “superMax”), que podrá quitar o poner cuando lo desee. Va a ser divertido durante el recreo con los compañeros”, dijo Contegal.

Gracias a la tecnología de impresión en 3D, este tipo de prótesis solo cuesta entre 50 y 200 euros (entre 900 y 3700 pesos), según el tamaño de la mano. Si el niño la rompe o la pierde, podrá hacerse otra fácilmente.

Los papás de Maxence no han desembolsado nada ya que han pasado por la asociación estadounidense e-NABLE, que ha permitido que muchos niños se beneficien de esta tecnología en los países anglosajones.

Foto AFP

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre