identidades voces NANCY VERVER-1Con frecuencia escuchamos la voz de los jóvenes denunciando que en este país no hay trabajo y por otro lado escuchamos a la voz de los empresarios ofreciendo espacios sin encontrar a la persona indicada para ocuparlos.

¿Dónde se encuentra la pieza que falta?

¿Por qué tenemos vacantes por un lado y desempleados por otro?

¿Dónde está la pieza que falta para unir a los egresados de las instituciones académicas con las empresas?

Los países con economías desarrolladas consideran en sus políticas públicas lo que se llama economía del conocimiento es decir, “una economía que basa su dinámica en la creación de mercados donde se ofertan y demandan ideas, patentes, procesos y conocimientos diversos en torno a los sistemas de producción de bienes y servicios y al avance tecnológico de los diferentes sectores de la actividad económica” (Cárdenas, Sergio, et al, 2012)

Cualquier sociedad que aspire a un desarrollo económico sustentable deberá considerar la creación del conocimiento y para ello requiere de un vínculo estrecho entre las instituciones y centros de investigación, las empresas y el sector gubernamental.

Los beneficios que existen al coordinarse las tres partes son diversos. Es un ganar-ganar. Las empresas podrían introducir en sus procesos productivos un mayor valor a través de la innovación. Dicha innovación se generaría en conjunto con los jóvenes, docentes e investigadores de las universidades, incrementando el desarrollo del conocimiento que se vería reflejado en el incremento de patentes. Lo anterior se podría enfocar con la guía del estado, quien establecería el marco legal y sería quien tendría la visión general de proponer proyectos de gran impacto social.

¿Se imaginan trabajar en conjunto: gobierno, empresas y universidades, para encontrar la solución al problema del agua, la contaminación o la vialidad de las grandes ciudades? El resultado sería mucho más efectivo y con beneficios para la mayoría de la comunidad.

¿Se imaginan que exista una estrecha comunicación entre los planes de estudio, desarrollo de habilidades y competencias que manejan las universidades con lo que requiere el mercado laboral? Probablemente se ofertarían una mayor diversidad de opciones.

Si queremos formar una sociedad con una economía fuerte y sostenida que disminuya la enorme desigualdad social debemos romper paradigmas y trabajar de manera coordinada con las tres partes, ya que la aportación que cada una tiene no puede ser sustituida y el beneficio de trabajar en conjunto es exponencial.

¿Quién toma la iniciativa?

Nos falta una pieza…

Lee otras colaboraciones de la sección Voces

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre