iStock

Cuando conversamos no sólo emitimos y recibimos mensajes. El proceso de comunicación va más allá de los que podemos imaginar, así lo demuestra un reciente estudio donde investigadores descubrieron que existe cierta sincronía entre los cerebros de los integrantes de una conversación.

La investigación realizada en Basque Centre on Cognition, Brain and Language (BCBL, por sus siglas en inglés) y publicada Scientific Reports arrojó que los cerebros de las personas que se encuentran en una charla trabajan de manera simultánea para lograr una conexión y, por ende, cierta comunicación.

Lee: Más que un antojo: el chocolate es bueno para tu cerebro

Estudios anteriores habían planteado que la sincronización se daba con base a lo que el ser humano escuchaba.  En este trabajo, realizado por Alejandro Pérez, Manuel Carreiras y Jon Andoni Duñabeitia, se estudió la actividad neuronal por medio de una electroencefalografía, es decir, una prueba que analiza la actividad eléctrica del cerebro, esto en personas que entablaron una conversación por primera vez.

Fueron 15 parejas del mismo sexo (que no se conocían entre sí)  las que participaron en el análisis. La dinámica consistió en separar a cada par con una mampara para que no pudieran verse y con ello comprobar si la sincronía de la actividad cerebral se daba sólo por la conversación. 

Por si no lo viste: Los prodigios del ejercicio en tu cerebro

“Se trata de una comunión intercerebral que va más allá del propio lenguaje y que puede constituir un factor clave en las relaciones interpersonales y en la comprensión del lenguaje”, explicó a la Agencia Sinc, Jon Andoni Duñabeitia.

Pero, ¿qué es lo que ocurre en esta sincronía neuronal? Se trata de un trabajo en conjunto. Cuando dos personas hablan entre sí, el ritmo de sus ondas cerebrales se ajusta a las propiedades físicas del sonido de lo que se dice en la charla, lo que provoca la conexión entre ambos cerebros.  

“Ser capaces de saber si dos personas están hablando entre sí, e incluso de qué están hablando, únicamente viendo su actividad cerebral es algo maravilloso. Ahora podemos explorar nuevas aplicaciones de gran utilidad en contextos comunicativos especiales, como en el caso de personas con dificultades para comunicarse”, dijo Duñabeitia.

CON INFORMACIÓN DE AGENCIA SINC