Getty Images

París, Francia (AFP) A partir de este 28 de marzo la Organización de las Naciones Unidas (ONU) trabaja en un acuerdo para la protección de la biodiversidad en alta mar, vastas zonas situadas más allá de las jurisdicciones nacionales.

En estas áreas “se puede hacer prácticamente lo que uno quiera y esto es lo que sucede en la práctica”, explicó Julien Rochette, del Instituto de Desarrollo Sostenible y Relaciones Internacionales (IDDRI), “es la ley de la jungla”.

El futuro pacto tiene como objetivo instaurar una gobernanza para los territorios de alta mar que permita proteger a sus especies, las cuales son amenazadas por la contaminación, la pesca, el calentamiento global y la explotación de recursos.

Sin embargo el desafío es grande ya que estas zonas, a partir de las 200 millas náuticas de la costa, representan la mitad de la superficie del planeta.

Estas aguas tienen una biodiversidad excepcional que abarca desde numerosas especies de peces hasta ecosistemas, los cuales son fuente de recursos para industrias como la cosmética o la farmacéutica.

Los océanos también guardan importantes recursos minerales (nódulos polimetálicos, agregados de cobalto), un patrimonio de la humanidad que corre el riesgo de agotarse en el futuro.

Pese a sus 320 artículos, 9 anexos y dos acuerdos, la Convención de Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, firmado en 1982, “no cuenta con mecanismos suficientes para garantizar una gestión coordinada en alta mar”, recordó una fuente diplomática.

“Hay enormes vacíos en la gobernanza de los océanos”, dijo al respecto Richard Page, de la Alianza para Alta Mar, que agrupa a 32 ONGs, entre ellas Greenpeace y WWF, además de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

De ahí, la idea de este nuevo acuerdo sobre “la conservación y el empleo sostenible de la biodiversidad marina” en alta mar, el cual se discute en el marco de la Convención sobre el Derecho del Mar.

Los negociadores de la ONU intentarán sentar las bases desde este lunes y hasta el 8 de abril con miras a tener listo un proyecto de pacto para finales de 2017.

Luego, la Asamblea General de Naciones Unidas decidirá en 2018 si convoca una conferencia intergubernamental para negociar un acuerdo universal.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!