Osteoporosis, una enfermedad que puede prevenirse
iStock

(Notimex).- ¿Te imaginas perder fuerza en tus huesos? ¿No poder tomar ciertos objetos de tu casa o de tu trabajo? ¿Dejar de hacer ciertas actividades porque ya no eres capaz de realizarlas físicamente? ¿Fracturarte con gran facilidad las vértebras, muñecas o cadera? Pues eso les ocurre a personas que padecen de Osteoporosis.

Cada 20 de octubre se celebra el Día Mundial de la Osteoporosis, con el objetivo de crear conciencia en la población acerca de la prevención, diagnóstico y tratamiento de este padecimiento que afecta más a las mujeres que a hombres. Te explicamos en qué consiste esta enfermedad y cómo puede prevenirse.

¿Qué es la Osteoporosis?

La Osteoporosis es una enfermedad que se puede prevenir desde la infancia, a través de una alimentación balanceada rica en calcio, acompañada de hábitos de vida saludable y actividad física.

Anuncio

De acuerdo con el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), esta enfermedad disminuye la masa ósea y hace que los huesos se vuelvan frágiles y más propensos a fracturarse.

Señala que esta patología puede ir evolucionando sin que en sus fases iniciales se presenten síntomas que hagan sospechar de su presencia.

Aunque las fracturas pueden ocurrir en cualquier parte del esqueleto, suelen ser más frecuentes en las vértebras, fémur, muñecas y cadera.

Ligia Sequeira, gerente médico de una empresa farmacéutica, dijo que se estima que 24.5 millones de mujeres y hombres están en riesgo de padecer osteoporosis, por lo que esta enfermedad y las fracturas por fragilidad se perfilan como una de las principales enfermedades de mayor impacto en el sector salud.

En un comunicado, explicó que de acuerdo a las cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la prevalencia en osteoporosis es de un 30 por ciento en las mujeres y un ocho por ciento de los hombres mayores de 50 años.

Refirió que el número asciende hasta un 50 por ciento en mujeres de más de 70 años y se calcula que en 15 a 20 años se incrementará la tasa de pacientes con este padecimiento.

¿Qué es la provoca?

Sequeira advirtió que la baja ingesta de calcio, así como el déficit de vitamina D en el organismo, son algunos de los principales factores de riesgo detonantes de la enfermedad.

Detalló que ante la falta de calcio y vitamina D nuestro sistema óseo no es capaz de formar suficiente hueso nuevo o una gran cantidad del hueso se reabsorbe al llegar a cierta edad.

“Nuestro esqueleto cuenta con el 99 por ciento del calcio en el cuerpo y su función principal está en la estructura de los huesos y los dientes, por ello la inclusión de este mineral en la dieta es necesaria para un metabolismo óseo normal y la cantidad recomendada dependerá de la edad y circunstancia de cada individuo”, agregó.

El gerente médico de Pfizer Consumo dijo que a partir de los 30 años, los huesos comienzan a perder calcio, se vuelven más frágiles y, por lo tanto, están más propensos a una fractura por fragilidad. Además, en México e existe un déficit importante en la ingesta de calcio.

De acuerdo con datos de un estudio realizado en mujeres mexicanas mayores de 50 años, el consumo promedio de calcio fue de aproximadamente 494,4 mg por día, en comparación con la dosis recomendada de 1,200 mg/d.

Por otro lado, la ingesta de vitamina D también se encuentra baja en comparación con los niveles adecuados en el organismo, debido a la falta de exposición al sol, una nutrición inadecuada, probables alteraciones genéticas y la obesidad, por cual la salud de los huesos puede verse afectada.

Sequeira indicó que las necesidades de vitamina D están en 800 UI diarias y, a pesar de ello, en México las personas de 60 años registran hasta un 96 por ciento menos ingesta de esta vitamina.

Recomendaciones

Comentó que para evitar que los huesos se debiliten es necesario incrementar la ingesta de calcio desde la adolescencia a 1,200 mg diarios de acuerdo a las recomendaciones internacionales que ayude a compensar la pérdida ósea continua.

En ese sentido, es recomendable tomar suplementos de calcio con las cantidades óptimas por tableta, en combinación con vitamina D, apuntó la especialista.

Añadió que con información suficiente sobre la forma adecuada de obtener vitamina D, una nutrición balanceada y rica en calcio y actividad física se podrían disminuir los factores de riesgo para padecer fracturas por fragilidad y, por lo tanto, habrá menor impacto en la calidad de vida de los pacientes con esta enfermedad.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!