Harvard University

Estos pequeños robots serán los grandes rescatistas del mañana. Se trata de los RoboBees que un equipo liderado por el fundador del Laboratorio de Microrrobótica de la Universidad de Harvard, Robert Wood, desarrolla.

La inspiración para Wood llegó de la propia naturaleza a la cual, asegura, no solo trata de copiar. Explica que lo que pretende es entender cómo funcionan la anatomía, los movimientos y los comportamientos de un organismo. Estos datos son finalmente traducidos a términos de ingeniería.

Las aplicaciones de los RoboBees son diversas. De acuerdo con un texto publicado por Harvard, se espera que ayuden a polinizar campos de cultivos y supervisen el tráfico pero, también, que sean de utilidad en misiones de rescate o vigilancia militar. Todo esto con un androide de tamaño menor al de un clip y con un peso de apenas 80 miligramos.

Harvard University
Harvard University

Además, los expertos detrás de la creación de estos robots prevén imitar artificialmente el comportamiento colectivo e “inteligencia” de una colonia de abejas, así como encontrar nuevos métodos de diseño y construcción para proveerlos de un sistema nervioso electrónico capaz de ‘sentir’ y adaptarse a los cambios del entorno.

El prototipo más reciente está sujeto por un hilo delgado, bate las alas 120 veces por segundo y vuela por caminos preestablecidos.

El siguiente paso será desarrollar una fuente de energía autocontenida que sea lo suficientemente ligera como para alimentar a los diminutos robots sin atrofiar su vuelo.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!