(Notimex) – Pegasus es un avión diseñado por jóvenes oaxaqueños y construido con tecnología 100% mexicana, el cual se encuentra ya en fase de pruebas de pista y se estima que a finales de este año vuele por primera vez.

Se trata de un pequeño y llamativo avión fabricado por la empresa Oaxaca Aerospace que posee los prototipos Pegasus I y Pegasus II, este último presentado con éxito durante la Feria Aeroespacial (Famex) 2017, celebrada el mes pasado en la Base Aérea de Santa Lucía.

Lee: ¿Por qué no veremos aviones más rápidos en el mediano plazo?

“Ese primer prototipo se encuentra en pruebas de aceleración (ya en pista) y de timón, así como rotaciones ligeras despegando la rueda delantera”, detalló el Gerente General de Oaxaca Aerospace, Rodrigo Fernández González.

Anuncio

Detalló que también se encuentran a la espera de la autorización de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) para realizar las pruebas de rotación de la parte delantera del avión y de levantamiento de la aeronave, que estimó podría realizarse a finales de año.

Por si no lo viste: Así serán los aviones del futuro

En entrevista con la Agencia Informativa Conacyt, recordó que la idea nació de su padre, el Ing. Raúl Fernández, fundador de la empresa, quien decidió fabricar un avión mexicano para el entrenamiento de pilotos.

“El trabajo que arrancó en 2011 obedeció a la etapa de diseño y en 2013 logramos el primer prototipo”, externó Rodrigo Fernández.

Conacyt
Conacyt

Por su parte, el supervisor de diseño para Oaxaca Aerospace, Óscar Habib Ponce de León Uribe, enfatizó que el primer ejemplar obedeció a la necesidad de concretar desarrollo tecnológico. Mientras el segundo fue para el perfeccionamiento de la tecnología y del diseño para lograr un producto comercial.

Te puede interesar: La impresión 3D nos acerca al avión del futuro

“Estamos hablando de un trabajo de desarrollo tecnológico muy importante en el que nuestros ingenieros se han metido de lleno a la elaboración de las piezas, hemos generado desde nuestros pistones hasta las piezas más mínimas del motor”.

En el proyecto participan alrededor de 30 ingenieros oaxaqueños con la colaboración de universidades de otros estados. Asimismo, cuenta con el apoyo de inversiones privadas y del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!