¿Podemos salir del caos vial?

Hoy las grandes ciudades enfrentan crisis de movilidad. Las aplicaciones móviles ofrecen algunas soluciones sobre ruedas

Por: Gabriela Chávez

Ilustración: Oscar Giménez

Hay horas en las que entrar a un vagón del Metro es una proeza digna de medalla olímpica y el tiempo que se gasta “a vuelta de rueda” en las calles pone los nervios de punta a cualquiera. Además, lo espeso del aire que respiramos alcanza índices de polución con altos riesgos para la salud. Es el costo de la vida en una urbe tan densamente poblada como la Ciudad de México.

Cifras de la Secretaría de Movilidad indican que esta urbe se encuentra a 80 % de su capacidad vial, por lo que de seguir sumando autos, ni el tránsito ni la contaminación bajarán. Además, según datos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, desde 2011 este sitio pasó a ocupar el primer lugar en ciudades con mayor malestar causado por el tránsito. Ahí, 56 % de los automovilistas piensa que su desempeño laboral o escolar está afectado y 43 % considera que su salud está dañada por la falta de movilidad.

Anuncio

Como opción para resolver esta situación, el gobierno local amplió las reglas de su programa Hoy no Circula. Sin embargo, la medida provocó quejas de diversos sectores de la sociedad. Así, una alternativa fueron las aplicaciones móviles, como Uber, pero su costo se alzó tanto que tampoco resultó ser una posibilidad a considerar.

La crisis reveló el gran problema: todo el transporte en la CDMX está cimentado en el uso del automóvil. Además, esta ciudad no es la única afectada por la situación. Sitios como Morelia, Tuxtla Gutiérrez y San Luis Potosí también ocupan las primeras posiciones en lenta movilidad automovilística en horas pico, de acuerdo con el Instituto Mexicano para la Competitividad.

25a24a73-9b1b-482b-bac0-94ad810c1634
Ilustración: Oscar Giménez

Algunas alternativas

Medidas como el Hoy no Circula no resuelven el problema. Uber, Cabify, Easy Taxi y otras aplicaciones móviles no son las únicas a las que habría que contemplar como alternativa, si de moverse mejor se trata, ya que implican el uso de coches.  Además, aunque “emiten tóxicos”, pueden ser consideradas como complemento tecnológico, dice Lucas Davis, profesor de la escuela de negocios de Berkeley y autor de El efecto de las restricciones de manejo en la calidad del aire de la Ciudad de México.

Por ello, debemos pensar en otras apps que están basadas en medios alternativos de transporte, como la bicicleta, las motocicletas eléctricas y algunos sistemas colectivos o compartidos.

Para Marcus Dantus, director de Startup México, todas las aplicaciones de movilidad tienen una gran oportunidad de crecimiento, “pero algunas, como los camiones colectivos con internet, servicios de mensajería basados en bicicletas, motos eléctricas y de pedaleo asistido, tienen mayor oportunidad de crecimiento”.

Basada en este enfoque, ha comenzado a surgir una generación de startups. Es el caso de Econduce, que propone el uso de motos eléctricas ubicadas en estaciones en la ciudad, las cuales se pueden usar por suscripción. También está Bussi, que propone transporte público con camionetas privadas, rastreadas con GPS para mayor seguridad.

Otras como Never Pause, creada por Rodrigo Zamudio, sugieren modelos de redes de bicicletas eléctricas apoyados con la red de Ecobici, el sistema de bicicletas públicas de la Ciudad de México.

Mucho por hacer

Uno de los retos a los que deben enfrentarse las nuevas startups basadas en la movilidad citadina es ayudar a resolver de forma local la problemática, sin tropicalizar modelos de Estados Unidos o Europa. Aunque algunos las ven con cierto recelo, para otros pueden ser una buena opción de negocio. Es el caso de Venture Partners, parte del fondo francés Numa, que han promovido activamente la creación de este modelo de negocio.

Alberto Padilla, director para México de la startup francesa de viajes compartidos Bla Bla Car, dice que los emprendedores tienen la oportunidad de sumar propuestas para mejorar la movilidad, pues la adopción de smartphones y la conectividad actual puede catapultar estos modelos.

Bla Bla Car ya tiene un año en México y Padilla asegura que aprovecharán la oportunidad que el mercado ofrece en el largo plazo. “Estamos haciendo todo lo posible para administrar nuestros recursos para llegar al punto en que esto sea negocio”.

Si bien algunos fondos como Rocket Internet han dicho que los modelos de movilidad aún no son rentables al 100 %, Dantus de Startup México asegura que hay mucho por aprovechar. Y los inversionistas aprecian ya la creación de estos modelos. “Creo que cada vez hay más fondos y gente que quiere arriesgar”.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!