University of Arizona

Desde su debut en un trailer de Star Wars: El despertar de la fuerza lanzado en noviembre de 2014, el pequeño robot esférico BB-8 ha capturado las miradas de todo nuestro planeta. Esta nueva estrella de la saga puede verse muy bien en la pantalla pero, ¿podría existir en la vida real? El investigador Wolfgang Fink de la Universidad de Arizona tiene la respuesta.

Fink es experto en inteligencia artificial, así como un gran fan de la saga, por lo que no es la primera vez que analiza la viabilidad de hacer de los robots de Star Wars una realidad.

University of Arizona
University of Arizona

Un robot todo terreno

En comparación con R2-D2 y C-3PO, el diseño de BB-8 tiene una “sorprendente ventaja” dijo Wolfgang Fink.

“R2-D2 camina sobre las ruedas de sus tres patas, por lo que un camino muy sinuoso representaría un desafío para él. En el caso de C-3PO, aunque es un robot humanoide no puede escalar como lo hacemos nosotros”, explicó.

En cambio, el cuerpo de BB-8 con forma de pelota de futbol representa una “decisión más inteligente”, aseguró el investigador, “ya que le permite moverse en terrenos complicados e incluso avanzar sobre el agua”.

El nuevo androide de Star Wars tiene menos partes móviles en comparación con sus compañeros, por lo que “hay menos piezas que se puedan romper”.

Además, ya existen otros robots esféricos. Uno de ellos es el Groundbot, el cual fue diseñado para estudiar terrenos difíciles con elementos como tierra, arena y agua.  Una misión en la que seguramente R2 fallaría.

Personalidad propia

Como el descarado R2-D2 y el neurótico C-3PO, BB-8 tiene su propia personalidad: es muy curioso. Para Wolfgang Fink esto es fundamental, ya que “en las próximas décadas, los robots se convertirán en una parte integral de la sociedad.  El hecho de que ellos tengan personalidades ayudará a cerrar la brecha entre los humanos y las máquinas”, afirmó.

Ser BB-8 en el mundo real

A pesar de ser un robot correctamente diseñado y plausible, de acuerdo con el investigador de la Universidad de Arizona, BB-8 podría enfrentar algunos obstáculos en el mundo real.

“Su superficie es muy lisa, por lo que le costaría mucho trabajo rodar cuesta arriba” detalló Fink.

“La solución sería añadirle una capa de material texturizado, como el de las llantas de los automóviles, aunque correría el riesgo de perder su estética” agregó.

Otro cambio que el experto estadounidense agregaría a BB-8 es un giroscopio, lo que ayudaría a estabilizar el movimiento del androide.

University of Arizona
University of Arizona

A pesar de los pros y los contras que Wolfgang Fink encuentra en el diseño de BB-8, el investigador aseguró apreciar el ingenio detrás de este nuevo personaje.

“Soy un fan total”, confesó, “Star Wars siempre ha estado adelantado a su tiempo por décadas, sin embargo no creo que pase mucho tiempo antes de que podamos ponernos al día con la robótica y logremos hacer que cosas que suceden en las películas pasen en la realidad”.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre