¿Por qué el huracán Patricia es tan devastador?

Expertos internacionales han considerado este fenómeno como el huracán más poderoso que haya existido, dice Conagua.

PUERTO VALLARTA (Reuters) – El huracán Patricia se convirtió el viernes en uno de los ciclones más poderosos de la historia tras alcanzar la categoría cinco mientras se acercaba a costas del Pacífico mexicano, forzando a evacuar a miles de personas de centros turísticos, cerrar comercios y cortar servicios para evitar una catástrofe.

La Organización Mundial de Meteorología (OMM) equiparó a Patricia con el devastador tifón Haiyan del 2013 que azotó Filipinas, destruyó alrededor del 90 por ciento de la ciudad de Tacloban y dejó más de 6,300 muertos.

Autoridades dijeron que Patricia tocaría tierra en el estado Colima después del mediodía generando fuertes rachas de viento, lluvias intensas y oleaje elevado, un poco más al sur de lo previsto anteriormente.

“Expertos internacionales han considerado este huracán como el huracán más poderoso que haya existido en el planeta”, dijo Roberto Ramírez de la Parra, director de la estatal Comisión Nacional del Agua (Conagua) de México.

Horas antes, el portavoz del Centro Nacional de Huracanes de (CNH) de Miami, Dennis Feltgen, dijo que “el daño potencial es catastrófico” y se refirió a Patricia como el “huracán más poderoso en el hemisferio occidental del que se tenga registro”.

Patricia se ubicaba unos 200 kilómetros al suroeste de Manzanillo, estado Colima, y a 310 kilómetros al sur de Cabo Corrientes, Jalisco, el estado donde queda la popular ciudad turística de Puerto Vallarta.

Los poderosos vientos sostenidos del ciclón eran de 325 kilómetros por hora, pero las rachas llegaban hasta los 400, dijo el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) en un reporte sobre la tormenta, que se desplazaba a 17 kilómetros por hora.

“Debido a que las precipitaciones recientes reblandecieron el suelo, podrían registrarse deslaves, deslizamientos de laderas, desbordamientos de ríos y arroyos o afectaciones en caminos y tramos carreteros, así como inundaciones en zonas bajas y saturación de drenajes en sitios urbanos”, dijo el SMN.

Para evitar un desastre mayor, las autoridades también vigilaban el Volcán de Colima por la posibilidad de que las lluvias se combinen con gran cantidad de ceniza y material volcánico y se produzcan flujos de lodo por las pendientes.

Evacuaciones masivas

Protección Civil del estado de Jalisco dijo que toda la zona hotelera costera estaba siendo evacuada y que miles de personas estaban siendo trasladadas a albergues.

“Anoche fui al supermercado y las filas para pagar eran enormes, así que me fui y regresé hoy temprano y compré algo de pan, salchichas y queso”, dijo Agustín Solís, de 65 años, quien estaba con su esposa en un departamento en un piso 15 de un edificio frente al mar en Puerto Vallarta.

Aunque en principio iba a quedarse allí y estaba poniendo protección a las ventanas, después de escuchar las advertencias de las autoridades sobre el potencial destructivo del ciclón decidió buscar un refugio.

El aeropuerto de Internacional de Puerto Vallarta suspendió operaciones y los puertos de Manzanillo, en el estado de Colima, y de Puerto Vallarta fueron cerrados a la navegación.

Los bancos y las estaciones de servicio comenzaron a cerrar al mediodía y habrá cortes preventivos al suministro eléctrico en la zona de influencia de la tormenta, dijeron autoridades.

“No está lloviendo ahorita pero sí comenzaron los desalojos como a las seis de la mañana. Se llevaron a todos los turistas como desde las seis de la mañana”, dijo Obdulia Gómez, recepcionista del Hotel Canto del SOl Plaza en Puerto Vallarta.

“En algunos hoteles de aquí cerca todavía están evacuando (…) hay que tomar precauciones, dicen que nos pegará en la tarde y que es uno de los más fuertes”, agregó en conversación telefónica.

Ninguna de las principales instalaciones petroleras de la estatal mexicana Pemex se encuentra en la ruta proyectada de la tormenta, pero de todos modos la empresa aclaró que instalaciones más pequeñas y equipos en los muelles de Manzanillo, Colima y Lázaro Cárdenas quedaron resguardados.

El Gobierno de Estados Unidos emitió un aviso a sus ciudadanos para que se alejen de los sectores costeros y se refugien en los sitios indicados por las autoridades mexicanas.

“El huracán es tan grande y tan intenso que tiene la capacidad de poder atravesar las dos Sierras Madres que tenemos en nuestro país”, dijo Ramírez de la Parra de la Conagua.

“Es decir que puede (…) volver a salir del otro lado del nuestro territorio a la parte norte del Golfo de México y posiblemente internarse en los Estados Unidos de América”, agregó. (Reporte adicional de Lizbeth Díaz, Ana Isabel Martínez, Verónica Gómez y Tomás Sarmiento en México y Tom Miles en Ginebra. Editado por Marion Giraldo y Pablo Garibian)