iStock

Aunque no lo creas, algunos insectos beben las lágrimas de los reptiles, como en el caso de las mariposas y las tortugas. ¿Quieres saber por qué? Sigue leyendo.

Los animales necesitan sodio para sobrevivir pero, mientras que los carnívoros lo obtienen fácilmente de la carne que consumen, para otras especies es más difícil conseguirlo. Tal es el caso de los herbívoros, que tienen que encontrar otras fuentes de este elemento.

Las mariposas de la selva tropical del Amazonas, por ejemplo, hallaron la respuesta en las lágrimas de los húmedos ojos de las tortugas, un fenómeno conocido como lacrifagia.

Según dijo Carlos de la Rosa, director de la Estación Biológica La Selva de San Pedro en Costa Rica, a National Geographic, insectos como las polillas, las mariposas y las abejas pueden alimentarse de las lágrimas de diversos mamíferos, sin embargo, “está poco documentado provienen de reptiles”.

Anuncio

“El sodio y otros micronutrientes son difíciles de encontrar en la naturaleza”, explicó, “las mariposas se alimentan de néctar, que no tiene mucha sal, pero también necesitan ésta para la producción de huevos”.

Carlos de la Rosa capturó este mismo fenómeno en su país, cuando una mariposa y una abeja tomaban las lágrimas de un caimán.

Carlos de la Rosa vía National Geographic
Carlos de la Rosa vía National Geographic

“Por lo que he podido observar, a los caimanes no les molesta en absoluto. Las tortugas de río, en cambio, son menos tolerantes” dijo.

Por ahora es difícil calcular si se trata de un fenómeno común, aunque todo parece apuntar a que es más frecuente de lo que se piensa.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!