¿Por qué las serpientes perdieron sus patas?

Estos reptiles perdieron sus extremidades hace 100 millones de años, te explicamos la razón.

iStock

¿Qué se necesita para convertir un lagarto en serpiente? Resulta que no es una varita mágica, sólo un pellizco genético. Las serpientes perdieron sus extremidades hace 100 millones de años, pero los motivos que llevaron a semejante cambio físico, una de las transformaciones en el plan corporal más espectaculares entre los vertebrados, han desconcertado a los científicos hasta ahora.

Un grupo de investigadores del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley de la Universidad de California, creen haber encontrado las claves. En su investigación identificaron un segmento de ADN implicado en la formación de las patas que ha mutado en estos animales.

“Cuando insertaron material genético de serpiente en ratones, los animales desarrollaron extremidades truncadas, lo que sugiere que un tramo crítico de ese código de barras perdió su capacidad para apoyar el crecimiento de las extremidades durante la evolución de la serpiente”, así lo publica ABC.es.

También lee: ¿Qué sucede cuando un camaleón se mira en un espejo?

Axel Visel, autor principal del artículo asegura que las instrucciones del ADN que son necesarias para la fabricación de las extremidades en las serpientes se ha roto,“uno de los varios pasos evolutivos que se produjeron en las serpientes, de los cuales, a diferencia de la mayoría de mamíferos y reptiles, no pueden formar extremidades”, explicó.

Él y su equipo analizaron los genomas de serpientes incluyendo especies como la boa y la pitón, que tienen patas atrofiadas, y avanzadas como la víbora y la cobra, las cuales han perdido todas las estructuras de las extremidades.

En estos genomas se centraron específicamente en un gen llamado Sonic hedgehog (Shh), que participa en muchos procesos del desarrollo, incluyendo la formación de las extremidades.

Te puede interesar: Monos que fabrican armas pueden cambiar nuestra historia

Los científicos profundizaron en uno de los reguladores de esos genes, un segmento del ADN llamado ZRS, que estuvo presente, pero se habían separado en las serpientes.

Para determinar las consecuencias de estas mutaciones, los investigadores utilizaron el CRISPR, un revolucionario método de edición del genoma, para insertar el ZRS de otros vertebrados en ratones, en sustitución del regulador del roedor.

Con los ZRS de otros mamíferos, incluido el de los seres humanos, los ratones desarrollaron extremidades normales. Incluso lo hicieron cuando se insertaron los ZRS de peces, cuyas aletas son estructuralmente muy diferentes de las extremidades.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!