iStock

Por: Luis Estrada

La moneda está en el aire. Este 8 de noviembre se votará por el próximo presidente de Estados Unidos; por el lado demócrata, Hillary Clinton, quien durante su campaña presentó su plan para apoyar a los pequeños negocios, y Donald Trump, el candidato republicano quien también hizo lo suyo, pero con un plan enfocado para favorecer más a las grandes empresas.

Hillary Clinton prometió simplificar la apertura de pequeños negocios, para que fuera “tan fácil como poner un puesto de limonada en tu jardín. En su plan está reducir los impuestos y disminuir los trámites de las licencias.

También lee: En las elecciones estadounidenses de 2016, los latinos son clave 

Anuncio

La Dra. Elvira Naranjo Priego, profesora de la Escuela de Negocios, Ciencias Sociales y Humanidades del Tec de Monterrey, campus Monterrey, asegura que este tipo de propuestas significan la continuidad del trabajo de ocho años que ha realizado el presidente Barack Obama, por lo que el “tema no es muy preocupante”, en cambio, el discurso y las propuestas de Donald Trump sí ponen en riesgo a los emprendedores mexicanos en Estados Unidos y a la economía de nuestro país.

“La propuesta de Hillary abre la oportunidad de que muchos mexicanos y muchos latinos se legalicen y formalicen sus negocios, que les permitirá entrar al mercado económico y poder aumentar las tasas de emprendimiento de manera formal en Estados Unidos”, asegura la investigadora del Tec.

En cambio con Trump, el impacto a la economía será al corto plazo. “A unas horas de terminada la votación, incluso durante la elección, tendremos impactos en los mercados cambiarios y los mercados financieros”, dijo en entrevista con Tec Review.

A mediano plazo, el que Donald Trump fuera elegido presidente, tendría impacto en los mercados laborales y el comercio. Si cumpliera sus amenazas de revisar el Tratado de Libre Comercio (TLC), de incrementar los impuestos a la importación o deportar a inmigrantes mexicanos. “tendríamos un aumento en la mano de obra del país, lo que significaría una probable caída en los salarios e incremento en la tasa de desempleo en México”, advierte la Dra. Elvira Naranjo.

Puedes leer: Voto electrónico, el riesgo de hackeo en las elecciones de EU

Este ‘regreso’ de mexicanos al país aumentaría los niveles de emprendimiento por necesidad, que son negocios de muy bajo valor y que se crean para cubrir la imposibilidad de obtener recursos de otra fuente. “Con la deportación caerán las remesas y con ello el nacimiento de nuevos negocios, pero poco rentables con menor valor”, destaca.

En cambio, esta política que propone Donald Trump, podría ser más productiva para Estados Unidos.

“Al haber una disminución en la mano de obra mexicana, podrían aumentar los salarios”. Sumado a esto, los incentivos fiscales que tendrían no sólo las grandes empresas, sino también las pequeñas podría fomentar el emprendimiento en Estados Unidos.

A pesar de las propuestas de ambos candidatos, la académica del Tec dice que es complicado afirmar que el panorama será desalentador en caso de que Trump salga vencedor, ya que las propuestas presentadas en su campaña, tan radicales, podrían ser sólo una estrategia.

Los emprendedores estadounidenses se van a ver afectados porque tendrán menos posibilidades de comercializar hacia el resto del mundo. Sin embargo, habrá más oportunidades por la disminución en las tasas de impuesto lo que pide detonar en un incremento en la innovación.

En cuanto al talento extranjero que vive en Estados Unidos de forma legal, podrían aprovechar grandes oportunidades. “El problema es que muchos latinos y asiáticos, optarán por regresar a su país, lo que impactaría negativamente a Estados Unidos.

“Si Donald Trump gana la presidencia de Estados Unidos, y cumple todas sus amenazas, no sólo la economía de México y Estados Unidos está riesgo, sino la de todo el mundo”, destacó.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!