iStock

Por Yuridia Torres / Expansión.mx: 

José Aguilar vivió los últimos cuatro años de su vida en la Ciudad del Anciano, un lugar de descanso para las personas de la tercera edad en la capital de Durango. Pasaba las tardes platicando con sus amigos de las casas cercanas, paseaba los fines de semana, recibía visitas de su familia y hacía actividades físicas que le permitían seguir en movimiento. “Existen mitos sobre las casas de descanso, se piensa que son un lugar donde se abandona a los adultos mayores, pero mi papá nunca se sintió así ni nosotros (sus hijos)”, recuerda su hija Sara Aguilar.

Ella, junto con sus dos hermanos, pagaba una mensualidad de 1,200 pesos por la renta del hogar donde vivía su padre, sin contar los gastos en alimentación y medicina especializada. El costo de la residencia se ajustaba a su nivel socioeconómico.

Lee: ¿Cuánto cuesta independizarse en la CDMX?

Alquilar una habitación en una casa de descanso para adultos mayores tiene un costo variable, que va desde 6,500 a 50,000 pesos mensuales. Algunas viviendas, como la Ciudad del Anciano, tienen subsidio estatal, por eso son más accesibles a cualquier público. El precio que pagan los huéspedes depende de los cuidados médicos que requieran y estos se encarecen si padece alguna enfermedad o necesita alimentación especial. Influye también la ubicación del hogar, si el residente permanece medio día o 24 horas y qué actividades realiza.

Con la pensión que actualmente los jóvenes están destinados a recibir –de entre 28 y 30% de su último sueldo, de acuerdo con la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar)– será complicado permitirse una vejez digna, advierten los especialistas entrevistados. Por ello, será necesario complementar ese ahorro con una aportación voluntaria o contar con el apoyo de otros familiares, como en el caso de José Aguilar. Aunque cada vez la tasa de natalidad es menor y muchas parejas optan por no tener hijos, lo que amenaza este círculo de ayuda.

Según la Consar, si un trabajador gana 20,000 pesos mensuales, tendrá 6,000 pesos para sufragar sus gastos mensuales una vez que se retire. Y si gana 50,000 pesos, obtendrá unos 15,000. Sin embargo, el reto también implica saber por cuánto tiempo le durará el dinero que logró reunir durante su vida activa, ya que cada vez más la esperanza de vida aumenta y, por lo tanto, el ahorro deberá ser mayor.

Por si no lo viste: Esperanza de vida en la OCDE aumentó 10 años desde 1970

Esperar a que el dinero acumulado en la Afore alcance para sufragar la renta de una casa de retiro puede ser una idea errónea, es por eso que existen diversos instrumentos financieros que pueden contribuir para alcanzar la meta. “No podemos quedarnos con las manos cruzadas ni esperar que la Afore haga lo propio por nosotros, la sugerencia es incrementar la aportación y una forma es por medio de las contribuciones voluntarias o abrir un fondo de inversión”, explica Eduardo Yglesias, gerente de fondos digital en GBMFondos.

Si la idea es ahorrar únicamente en la Afore, el trabajador deberá aumentar su aportación obligatoria de 6.5 a 18% de su sueldo mensual, a través de ahorro voluntario. “Con esto alcanzará una pensión de 50% de su último salario”, comenta el experto. De acuerdo con la Consar, el rendimiento que han dado las Afores ronda el 6% anual.

El camino a la meta

Algunas casas de bolsa, bancos y operadoras de fondos, para hacer más accesibles sus productos financieros, ofrecen la entrada desde 1,000, 1,500 y 10,000 pesos mensuales. El dinero obtendrá rendimientos de acuerdo con el perfil y el horizonte de inversión de cada cliente. En los últimos 17 años, detalla el experto de GBMFondos, una inversión en Certificados de la Tesorería (Cetes) ha pagado rendimientos por alrededor de 165%. Es decir, alguien que invirtió 100,000 pesos, hoy tendría 265,000 pesos.

Por su parte, en el mismo periodo, el IPC de la Bolsa Mexicana de Valores –que integra los rendimientos de 35 grandes empresas– ha pagado 538%. Lo que indica que esos 100,000 en un fondo de inversión ‘arriesgado’ hubiera dado 638,000 pesos.

También puedes leer: Zaveapp, la startup mexicana para ahorrar quiere conquistar Europa

Para una persona que actualmente tiene 30 años, un horizonte de inversión (plazo) a 35 años y una meta de 1 millón de pesos es recomendable un producto de inversión en Udis, con una aportación de 1,000 pesos mensuales, describe Arturo Zambrano, gerente de Estrategia de Retiro de Seguros Monterrey New York Life (SMNYL). “El objetivo es que su ahorro no pierda el poder adquisitivo”, dice.

Pero si ahorrar 1 millón de pesos no le satisface, por una prima mensual de 1,700 pesos ahorraría 2 millones de pesos, y con una aportación de 3,300 pesos tendría una indemnización de 4 millones de pesos a los 65 años, según los planes de la aseguradora, detalla Zambrano.

Los planes de inversión tienden a ser más conservadores mientras la edad del trabajador aumenta, porque está cerca del retiro y necesitará disponer de los recursos pronto. Por el contrario, si la persona es joven, la renta variable (inversión en acciones) le permitirá obtener más rendimiento a largo plazo.

Vías alternas

Para Rafael Montalvo, socio fundador de la consultoría y bróker en R Montalvo y Asociados, la imagen y los mitos sobre las casas para adultos mayores ya es menor. “En la actualidad, las personas ya tienen menos resistencia a ellas y buscan tener el dinero suficiente que les alcance en su vejez para pagar este tipo de hogares”, dice.

Te puede interesar: Las carreras mejor y peor pagadas de México

La firma a la que representa tiene un producto similar a la hipoteca inversa, en el cual el trabajador vende su casa y con ese dinero paga la renta de su nuevo hogar en una casa de retiro. El dinero que le sobra se invierte en una institución financiera para que le siga generando ingresos y, con ello, pague otros servicios que requiera, medicinas o alimentación. Este esquema de hipoteca inversa fue autorizado en la Ciudad de México en 2017, sin embargo, los bancos todavía no lanzan su oferta al mercado.

Las opciones: ¿qué retiro quieres?

Paz y descanso: Casas como Le Grand Senior Living, ubicada en el Estado de México, ofrece residencia permanente por rentas mensuales que rondan entre 35,000 y 50,000 pesos mensuales. Todos los inquilinos tienen acceso a servicios médicos las 24 horas, actividades recreativas, alimentación y actividades físicas.

Amistad y compañía: La Casa de Las Lunas tiene 17 residencias distribuidas en 10 estados, como Mazatlán, Sinaloa; Puerto Vallarta, Jalisco; Colima y Veracruz. Ofrece estancias permanentes con precios que oscilan entre 25,000 y 45,000 pesos mensuales. La residencia contempla alimentación, lavandería, servicios médicos y diversas actividades recreativas.

Atención especializada: La Residencia Geriátrica Yalentay, localizada en Cuernavaca, Morelos, ronda entre 12,000 y 16,500 pesos mensuales. La renta incluye alimentos o dieta específica, lavandería, atención especializada de médicos y enfermeras las 24 horas todo el año, asistencia de cuidadoras generales y especiales, programas de actividades, tanto físicas como de estimulación cognitiva.

Diversión: Belmont Village Senior Living, ubicada en Santa Fe, ofrece restaurante, sala de cómputo, biblioteca, salón de belleza, gimnasio, jardín y centro de reflexión. El precio se fija según las necesidades del huésped.

TE RECOMENDAMOS:

Kintos, la app en la que puedes solicitar préstamos inmediatos

CON INFORMACIÓN DE EXPANSIÓN.MX

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre