Dar un paso adelante. Eso fue todo lo que necesitaron dos estudiantes del Campus Guadalajara del Tecnológico de Monterrey para apoyar a las personas de bajos ingresos a contar con prótesis a un bajo costo.

A través de Tecnologías al Servicio de la Comunidad, una asociación civil fundada en 2014, Ernesto del Carmen Baltazar y Carlos Calderón Cosío, de la carrera de Creación y Desarrollo de Empresas, se propusieron relacionar la investigación científica con el compromiso social para la sociedad jalisciense.

“Fundar esta asociación me ha permitido desarrollar empatía hacia personas que tienen necesidad y que muchas veces no cuentan con el apoyo que necesitan para seguir adelante, así como desarrollar las habilidades administrativas que he aprendido durante la carrera y las que debe tener un emprendedor”, dijo Del Carmen Baltazar.

Con la ayuda de la asociación, tuvieron acceso a un fondo privado y a uno del COEDIS para financiar la meta de atender a 15 pacientes en este año. Hasta ahora han entregado tres dispositivos y en el desarrollo tecnológico han participado diversos alumnos de la carrera de Mecatrónica, Ingeniería Biomédica y Diseño Industrial.

Anuncio

En el largo plazo estos emprendedores buscan tener un abanico de prótesis y ser el enlace tecnológico para otras organizaciones con el objetivo de ayudarles a atender a los pacientes que lo necesiten. Su primer programa, “Un Paso Adelante”, se enfoca en prótesis de pierna y rehabilitación física.

También tienen un acuerdo con Limbs International, organismo estadounidense que desarrolla dispositivos de este tipo, lo que les permite aprovechar su tecnología de prótesis de rodilla de bajo costo.

Tecnologías al Servicio de la Comunidad ha ganado varios reconocimientos, entre ellos, una convocatoria del Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP), recibieron entrenamiento de Ashoka U, una universidad de la India, y fueron finalistas en el Reto Zapopan 2014.