Cortesía Baptist Health South Florida

‘Pete’, un ciclotrón belga de 220 toneladas acaba de desembarcar en Miami, Florida, con la promesa de facilitar la radioterapia conocida como ‘tipo lápiz’ a pacientes con cáncer de toda la región, incluso de Latinoamérica y el Caribe, quienes ya no tendrán que desplazarse tan lejos de sus hogares para tener acceso a este avanzado tratamiento.

La terapia de protones es, hasta ahora, la forma más precisa y menos invasiva de atender a las personas con este mal, al destruir las células cancerosas con dosis de radiación dirigida con gran exactitud, evitando así afectar los tejidos sanos y minimizar los efectos secundarios. Así lo explicó el doctor Miguel Villalona-Calero, director adjunto y principal oficial científico del Miami Cancer Institute de Baptist Health South Florida, en entrevista con Tec Review Web.

De acuerdo con el especialista, esta tecnología es especialmente eficaz para el tratamiento de cánceres ubicados en zonas delicadas, “como en el cerebro, el hígado, el pulmón, el cáncer de próstata o el de mama localizado en el lado izquierdo —por su cercanía con órganos vitales como el corazón—, así como en casos infantiles”.

El Miami Cancer Institute, nuevo hogar de ‘Pete’, comenzará a ofrecer tratamientos con terapia de protones a partir de 2017.

Anuncio

El viaje de ‘Pete’

El ciclotrón ‘Pete’ inició su travesía trasatlántica de más de 7,500 kilómetros en Lovaina la Nueva, Bélgica, hace aproximadamente tres semanas. Tras su arribo al Port Everglades en Fort Lauderdale, Florida, un camión de remolque a cargo de dos conductores lo trasladó durante la noche hasta Miami.

A la mañana siguiente, una grúa de 140 toneladas lo elevó para depositarlo en su nuevo hogar dentro del Miami Cancer Institute, cuyas instalaciones se encuentran en el recinto del Baptist Hospital de Miami. La inauguración de este centro está prevista para finales de 2016.

Cortesía Baptist Health South Florida
Cortesía Baptist Health South Florida

El doctor Miguel Villalona-Calero aclaró que ‘Pete’ es sólo una parte —aunque la más importante— de la máquina con la que se realizará la terapia de protones a partir del próximo año.

“En el momento en que ésta entre en funcionamiento, cambiará la forma en que brindamos tratamiento a los pacientes en el sur de Florida”, dijo, al recordar que existen apenas unos 40 aparatos de este tipo en todo el mundo, una decena de ellos en territorio estadounidense.

El camino que trajo a ‘Pete’ hasta nuestro continente realmente arrancó en marzo de 2015, cuando Baptist Health South Florida firmó un contrato con IBA, el proveedor más importante a nivel internacional de soluciones con protonterapia para la atención al cáncer.

 

 

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!