El proyecto que está plantando árboles en nombre de Trump
Trump Forest

El presidente estadounidense Donald Trump, autor de tuits como “El concepto de calentamiento global fue creado por y para los chinos para hacer que la manufactura estadounidense sea menos competitiva”, ha dejado clara en varias ocasiones su posición respecto al cambio climático, el cual engloba al calentamiento global y al resto de los fenómenos provocados por el aumento en los niveles de los gases de efecto invernadero.

Ante ello, un grupo de científicos estadounidenses y europeos preocupados por el medio ambiente puso en marcha en marzo el proyecto Trump Forest (Bosque Trump), el cual pretende “compensar” las decisiones perjudiciales para el planeta que el gobierno de Trump pueda tomar con la siembra de árboles.

Su contribución inicial fue de 1,000 unidades y, de acuerdo con los fundadores de la iniciativa, Dan Price, Jeff Willis y Adrien Taylor, para fin de año habrán plantado unos cuantos miles de millones de árboles que abarcarán una superficie total de 100,000 kilómetros cuadrados, es decir, aproximadamente del tamaño del estado de Kentucky. Este ‘bosque’ mitigará los efectos de las emisiones de carbono de Estados Unidos, agregaron.

Trump Forest

“Es desmoralizante tener a alguien que cuestiona la ciencia básica como presidente”, dijo Taylor al sitio IFLScience. “Y sabemos que a Trump le gusta tener sus cosas: Trump Vodka, Trump Chocolate, Trump Towers, así que pensamos que también le gustará su Trump Forest“.

Los expertos y creadores del proyecto invitan a que cualquiera se involucre en el mismo de dos maneras: sembrando un árbol en cualquier parte del mundo en nombre de Donald Trump y enviando una fotografía a los organizadores para que puedan agregarlo al mapa del ‘bosque’, o donando a la causa a través de su página web. Todas las aportaciones serán destinadas a la reforestación.

Al plantar un área del tamaño de Kentucky, los científicos calculan que se habrá compensado, al menos, la desmantelación del Plan de Energía Limpia del exmandatario Barack Obama. Así se impedirá que poco más de 640 megatones de carbono se agreguen a la atmósfera durante los próximos ocho años. El equipo detrás de esta iniciativa espera que el árbol final sea sembrado en la Casa Blanca.

Puede interesarte: Lo que revelan los tweets de Trump